INVITACIÓN A LA REAFIRMACIÓN DE NUESTRA FE:



En una ocasión como ésta, afirmemos la fe de la Iglesia con respecto a la Persona y la obra del Espíritu Santo.

REAFIRMACIÓN DE NUESTRA FE:


Min.: “El Espíritu Santo, la tercera Persona de la Trinidad, procede del Padre y del Hijo, y es de la misma sustancia, igual en poder y gloria y, junto con el Padre y el Hijo, ha de ser creído, amado, obedecido y adorado a través de las edades.


Con.: Es el Señor y Dador de vida, está presente en todas partes y es la Fuente de todos los pensamientos buenos, los deseos puros y los consejos santos en los seres humanos.


Min.: Por el Espíritu Santo, los profetas fueron movidos a proclamar la Palabra de Dios, y todos los escritores de la Sagrada Escritura fueron inspirados por Él para registrar infaliblemente la mente y la voluntad de Dios.


Con.: La dispensación del evangelio ha sido encargada especialmente al Espíritu Santo.


Min.: De esa manera, quienes rechazan su compasiva oferta, no sólo quedan sin excusa sino que son también culpables de resistir al Espíritu Santo.


Con.: Él regenera a los seres humanos por medio de su gracia, los convence de que son pecadores, los mueve al arrepentimiento, los persuade y capacita para entregarse a Jesucristo por medio de la fe.


Todos: Él une a todos los creyentes en Cristo, habita en ellos como su Consolador y Santificador, les da el Espíritu de adopción y oración, y desempeña todos estos benévolos oficios por medio de los cuales son santificados y sellados para el día de la redención.”

(La Confesión de Fe de Westminster, Cap. XXXIV 1-3)


(Momentos de reflexión personal)

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo