Invitación a la Oración de Reflexión



Ministro: Hemos sido convocados por la bendita gracia divina para presentarnos ante Dios en adoración, y en profunda y sincera reflexión. Vengamos y reflexionemos juntos sobre cómo respondemos a la tentación.

ORACIÓN CONGREGACIONAL DE REFLEXIÓN:

Señor: Hoy venimos ante tu augusta presencia reconociendo nuestro natural apetito por las cosas materiales. Ansiamos más de lo necesario. No apreciamos, ni disfrutamos de lo que tenemos. Y hemos dado mayor valor a los bienes pasajeros, en lugar de aquilatar los bienes eternos.

Señor: Ya que estamos delante de Ti, queremos tomar esta oportunidad para decirte cuán lejos estamos de haber alcanzado el ideal de obediencia a tus preceptos y a tu santa voluntad. En nuestro afán egoísta, pretendemos usarte a Ti para satisfacer nuestros intereses. Con ello hemos olvidado quién Tú eres, y quiénes somos nosotros.

Señor: Tu Palabra nos dice que sólo debemos adorarte a Ti. Sin embargo, aunque decimos adorarte, hemos optado por colocar familia, bienes materiales, pasatiempos, preferencias políticas y otras tantas cosas, en el lugar que deberías ocupar solamente Tú.

Señor: Ayúdanos a revertir nuestra mala conducta en una vida de obediencia y entrega solamente a Ti. En el nombre de Jesús, quien venció la tentación y nos ayuda a hacer lo mismo, te lo pedimos. ¡Amén!





2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo