El Mejor Sabueso Jamás Conocido




“Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso; y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido”.

Evangelio según San Lucas 15:5-6


La noche del jueves, 28 de junio de 1877, el llamado príncipe de los predicadores, Charles Haddon Spurgeon predicó un sermón titulado “Hasta Encontrarla”. El mismo estuvo basado en la parábola del pastor y la oveja perdida. En una parte de dicho sermón, Spurgeon se refiere al Señor como Pastor, de la siguiente manera: “Él es muy hábil para seguir la huella de la oveja descarriada, de la misma manera que algunos pastores son capaces de seguir la pista de sus ovejas como un sabueso sigue un rastro”.

Los sabuesos son diferentes razas de perros domésticos, de olfato muy agudo y por ello muy aptos para la caza. En un sentido amplio, sabueso también designa a un policía o detective que se dedica a investigar, especialmente al que tiene intuición para indagar, descubrir, interpretar hechos y seguir pistas.

Con razón Spurgeon compara la capacidad del Buen Pastor para buscar a sus ovejas con la de este tipo de perros para perseguir hasta encontrar sus presas. La fascinante parábola de la oveja perdida retrata de manera muy elocuente tanto nuestra condición, como el amor y la persistencia del Pastor Eterno. Lo mismo sucede con la parábola de la moneda perdida. Nuestra condición: perdidos y sin posibilidad alguna de rescatarnos por nuestros propios esfuerzos. El rol del Pastor: buscarnos incansablemente hasta encontrarnos, llevarnos a casa en sus hombros y celebrar gozoso. Después de todo Él es el mejor sabueso jamás conocido. ¡Demos gracias a Dios por encontrarnos y porque hoy continúa rescatando sus ovejas perdidas!

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo