Copy of No Tenía Tiempo.


Se da frecuentemente la circunstancia de que cuando más estudias y sabes, más humilde te vuelves, porque te das cuenta de que en realidad apenas sabes. Por el contrario, aquellos que saben muy poco, que prácticamente son todavía ignorantes, a veces se creen muy sabios.

Se cuenta que el gran misionero Alberto Scheitzer, que fue un intelectual reconocido y hombre muy culto y polifacético, se hallaba un día arrastrando un tronco de árbol para utilizarlo en la edificación del hospital en Lambarene (África), cuando pasó cerca un nativo que acababa de aprender a leer y escribir.

Alberto Scheitzer le pidió ayuda y aquel hombre le respondió:

-Yo no tengo que arrastrar troncos porque soy un intelectual.

A lo que el misionero le respondió:

-Has tenido suerte, amigo, yo lo intenté y todavía no lo he conseguido.

Después siguió tirando del tronco. ¡Cuántos caminan por la vida hinchados de orgullo creyendo que saben, sin darse cuenta de que los más sabios reconocen que apenas conocen! Pablo recomienda en Romanos 12:3 “nadie tenga más alto concepto de sí que el que debe tener”.


Lecturas:

domingo, 20 de noviembre Lucas 18:9-14

lunes, 21 de noviembre Salmos 138:6

martes, 22 de noviembre Romanos 12:3

miércoles, 23 de noviembre Romanos 12:16

jueves, 24 de noviembre 2 Corintios 10:17-18

viernes, 25 de noviembre Proverbios 3:7

sábado, 26 de noviembre Jeremías 9:23-24


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo