Compasión



Un hombre regresó a su casa y encontró a su madre conversando con un vagabundo en la cocina, mientras éste comía unos bocadillos que la señora le había preparado. En su camino hacia el mercado, ella se lo había encontrado y le había hallado no sólo en gran necesidad de ayuda física sino también espiritual. El hombre llegó a escuchar algo de la conversación de su madre con el vagabundo.

-Debería encontrar a mucha gente como usted en el mundo - decía el vagabundo.

- Los hay. Sólo tiene que buscarlos - contestó la señora.

- Pero señora - contestó él -, yo no la busqué a usted, ¡usted me buscó a mí!

¿No es ese el llamamiento de Dios y la lección de la parábola de la oveja perdida (Lucas 15:3-7)?


Lecturas:


domingo, 18 de septiembre Lucas 13:10-17

lunes, 19 de septiembre 1 Pedro 3:8

martes, 20 de septiembre 2 Corintios 1:3-4

miércoles, 21 de septiembre Efesios 4:32

jueves, 22 de septiembre Romanos 12:15

viernes, 23 de septiembre Zacarías 7:9-10

sábado, 24 de septiembre Salmos 103:13

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo