¡Gloria, Gloria, Aleluya!

Es el Dios de los ejércitos en quien yo confiaré, Y con címbalos de gozo al Señor ensalzaré; Él despide los relámpagos, mas nunca temeré, Él es mi protector. Coro ¡Gloria, gloria, aleluya! ¡Gloria, gloria, aleluya! ¡Gloria, gloria, aleluya A Cristo doy loor! Con ejército no gana sus victorias el Señor, Ni con armas lucha contra Satanás, el tentador; La potencia del Espíritu, ha dicho el Dios de amor, Es lo que vencerá. En Belén de Palestina el Señor Jesús nació, Y después de treinta años en la cruenta cruz murió; Pero vive para siempre pues la tumba ya venció; Su nombre alabaré.

Alimento para nuestra alma

Alimento para nuestra alma Se cuenta de una mujer que fue a una pajarería a comprar un loro que hablara. El dueño del establecimiento le vendió uno que estaba garantizado que hablaría. La mujer se lo agradeció y se marchó a su casa con el loro, y allí lo metió en una linda jaula. Dos días después regresó a la pajarería alegando que el loro no había hablado todavía. -¿Le ha puesto usted al loro un espejo en la jaula? -le preguntó el vendedor-. A ellos a veces les gusta mirarse en el espejo y eso les ayuda a hablar. La mujer compró un espejo, se lo llevó a casa y se lo puso al loro en la jaula. Al día siguiente regresó a la pajarería e informó que no había tenido suerte. El loro no había dicho

CONFESIÓN CONGREGACIONAL DE PECADOS

Min: Soberano Dios y Señor nuestro, escucha nuestra oración. Por nuestra obstinada pretensión de ocupar el lugar que sólo a Ti pertenece… Con: Perdónanos, Señor. Min: Por haber búscado satisfacer nuestro insaciable, carnal y pasajero apetito… Con: Perdónanos, buen Señor. Min: Por haber insistido en procurar recibir tus dádivas, en lugar de apreciar y disfrutarte a Ti, dador de toda buena dádiva… Con: Rogamos tu perdón. Min.: Perdónanos porque habiéndonos dado a Jesús, el mayor regalo jamás soñado, nos hemos dejado arrastrar por la corriente del presente siglo, que ignora y desprecia tu gracia, y sólo pretende utilizarte para sus propios fines egoístas. Todos: T

Por Los Panes Y Los Peces

“Respondió Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis. Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a Éste señaló Dios el Padre.” Evangelio según San Juan 6:26-27 El Dr. Charles Swindoll, en su libro, Pásame Otro Ladrillo, cuenta lo siguiente: “En cierta ocasión, un industrial habló ante un grupo de ejecutivos durante un seminario de liderazgo. El tema tenía que ver con la motivación de los empleados y cómo lograr que el trabajo se realice, y al mismo tiempo, mantener el entusiasmo y la dedicación del personal.

Dame Hambre, Señor

Dame hambre, Señor, Pero no cualquiera. No quiero hambre De cosas pasajeras. Dame hambre de Ti, Hambre verdadera. Dame hambre de Cristo; Que hacer tu voluntad, Eso yo quiera. (JRRM)

A Solas Con Jesús

A solas al huerto yo voy, Cuando duerme aún la floresta; Y en quietud y paz con Jesús estoy Oyendo absorto allí su voz. Coro: Él conmigo está. Puedo oír su voz, Y que suyo, dice, seré; Y el encanto que hallo en Él allí Con nadie tener podré. Tan dulce es la voz del Señor, Que las aves guardan silencio, Y tan sólo se oye esa voz de amor, Que inmensa paz al alma da. Con Él encantado estoy, Aunque en torno lleguen las sombras; Más me ordena a ir, que a escuchar yo voy Su voz doquier la pena esté.

ORACIÓN ALTERNADA DE CONFESIÓN DE PECADOS:

Min.: Santo y buen Padre nuestro, Tú que habitas en luz inaccesible... Con.: Escucha nuestra sincera confesión. Min.: Te llamamos santo y bueno, pero olvidamos lo que ello significa. Olvidamos que es tu perfecta santidad la que establece la diferencia más marcada entre Tú y nosotros. Con: Perdónanos por olvidar que eres un Dios santo y bueno, y que nosotros somos pecadores y que en nosotros impera la maldad por naturaleza. Min.: Te pedimos, también que nos perdones, porque habiéndonos mostrado día a día tu incomparable fidelidad, Con.: Nosotros hemos tomado, de manera consistente, la ruta del temor y de la desconfianza. Min.: Perdónanos, también, porque en medio de las tomentas d

Alimento espiritual

Aquellos hebreos redimidos se comportaron como los gentiles, porque preguntaron: “¿Qué comeremos?, ¿Qué beberemos?” (Mateo 6:25-34). Dios no los rescató de la esclavitud para matarlos de hambre en el desierto. Su verdadero problema era que todavía estaban dominados por el viejo apetito y necesitaban aprender a gozar el nuevo alimento que Dios les proveía. El maná era una figura de Cristo Jesús. El maná sólo sustentaba el cuerpo, pero Cristo sustenta todo el ser. Tenemos que alimentarnos de Él por medio de la Palabra de Dios. La Palabra de Dios es alimento completo para el ser interior del hombre. Es leche (1 Pedro 2:2), pan (Mateo 4:4), carne (1 Corintios 3:1, Hebreos 5:11-14) y miel (Salmos

Tentado no cedas

Tentado, no cedas, ceder es pecar; Más fácil seráte luchando triunfar; ¡Valor! pues, gustoso domina tu mal, Jesús librar puede de asalto mortal. Coro: A Jesús pronto acude, en sus brazos tu alma Hallarás duce calma; Él te hará vencedor. Evita el pecado, procura agradar A Dios, a quien debes por siempre ensalzar; No manche tus labios impúdica voz, Tu corazón guarda de codicia atroz. Amante, benigno y enérgico sé; En Cristo ten siempre indómita fe; Veraz sea tu dicho, de Dios es tu ser, Corona te espera, y vas a vencer.

INVITACIÓN A LA ORACIÓN DE CONFESIÓN DE PECADOS:

Ministro: Vengamos, reflexionemos juntos y confesemos a Dios la fragilidad de nuestra conducta. ORACIÓN DE REFLEXIÓN SOBRE EL ALIMENTO ESPIRITUAL: Min.: Amante Dios y Padre nuestro, acudimos a Ti presentándonos tal cual somos; con cada una de nuestras imperfecciones. Con.: Te queremos confesar con cuánta frecuencia vamos ante Ti sólo para pedirte que sacies nuestro apetito egoísta. Min.: Pedimos para saciar nuestra apetito del momento, el cual generalmente está basado en nosotros, y no en los intereses de tu reino. Con.: Perdónanos por dejarnos llevar por el ímpetu de las emociones, en lugar de guiarnos por un espíritu reflexivo y desprendido. Min.: Te rogamos que nos perdo

Credenciales divinas.

“Jesús le dijo: Vé, tu hijo vive. Y el hombre creyó la palabra que Jesús le dijo, y se fue. El padre entonces entendió que aquella era la hora en que Jesús le había dicho: ‘Tu hijo vive’; y creyó él con toda su casa.” Evangelio según San Juan 4:50, 53 Alberto es un hombre muy pintoresco. Cierto día, compartió conmigo sobre los distintos trabajos que había realizado en su vida profesional. Me dijo que uno de los trabajos que había realizado fue con el Municipio de Mayagüez. Allí dirigió un Departamento en particular. Le pregunté cuál era el mismo, y me contestó: “Pastor, conociéndome usted bien, ¿cuál piensa que sería el mismo?” “Pues, francamente no sabría qué decirte”, le contesté. Finalmen

La obra de Dios en nosotros.

Miguel Ángel podía tomar en sus manos un pedazo de mármol amorfo y transformarlo, dándole la forma de un hermoso ángel. Rubén Darío, Amado Nervo, Miguel de Unamuno y otros grandes poetas tomaron palabras y las arreglaron de una manera maravillosa para expresar lo que sus espíritus veían y sentían. Los literatos y poetas modernos también expresan sus profundas emociones y anhelos usando las palabras en prosa y en verso. Se dice que un famoso violinista acostumbraba pasearse por las calles de algunas de las ciudades después que presentaba sus conciertos. En cierta ocasión cuando daba su paseo acostumbrado en una ciudad, en una esquina encontró a un hombre anciano y pobre que procuraba tocar un

Dios Descendió.

Día tan grande no puedo olvidar, día de gloria sin par, Cuando en tinieblas al verme andar vino a salvarme el Señor; Gran compasión tuvo Cristo de mí, de gozo y paz me llenó; Quitó las sombras, oh gloria a su nombre, la noche en día cambió. Coro: Dios descendió y de gloria me llenó, Cuando Jesús por gracia me salvó; Fui ciego, me hizo ver y en Él renacer. Dios descendió y de gloria me llenó. Nací de nuevo en virtud de Jesús, a la familia de Dios, Justificado por Cristo el Señor gozo la gran redención; Bendito sea mi Padre y Dios cuando al traerme por fe, Fui adoptado por Cristo el amado, loores por siempre daré. Tengo esperanza de gloria eternal, me regocijo en Jesús; Me ha preparado un be

INVITACIÓN A LA AFIRMACIÓN DE LA FE DE LA IGLESIA:

Ministro: Acerquémonos ante la presencia divina para afirmar la fe histórica de la Iglesia entorno a Cristo, como el fin de nuestra fe. AFIRMACIÓN DE NUESTRA FE: Min.: “Porque, como quiera que Dios habita en una luz inaccesible, es necesario que Cristo se nos ponga delante y nos muestre el camino. Con.: Por eso Él se llama a Sí mismo “Luz del Mundo”; y en otro lugar “Camino, Verdad y Vida”; porque nadie va al Padre, que es la Fuente de la Vida, sino por Él; Min.: Porque Él sólo conoce al Padre, y después de Él, los fieles a quienes lo ha querido revelar. Con.: Conforme a esto afirma San Pablo que se propuso no saber cosa alguna sino a Jesucristo; y en el capítulo veinte del libro

La tentación de Jesús y la nuestra.

“Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.” Carta a los Hebreos 4:15 Cuenta una antigua historia, tomada de la tradición judía, que un rabí emprendió un largo viaje acompañado de un siervo suyo llamado Jacob. Estos iban en una carreta tirada por un caballo muy apreciado por su amo. Al detenerse en un mesón, el rabí entró a descansar, mientras el siervo se quedó al cuidado del caballo. Mientras tanto, un mercader logró con engaños y un poco de licor, cambiarle el caballo al siervo por una canción. Después de esto, y aún ebrio, Jacob se dio cuenta de lo que había hecho. Enton

Sobre La Cuaresma

Hoy celebramos el primer domingo de la temporada de Cuaresma. Pero, ¿qué es la Cuaresma? La Cuaresma comprende los cuarenta días previos a la celebración de la Resurrección de nuestro Señor. Sin embargo, si usted calcula desde el miércoles de Ceniza hasta la Resurrección habrá sumado cuarenta y siete días y no cuarenta. Lo que sucede es que los siete domingos entre esos días no se cuentan, y la razón para ello es que en la temporada de Cuaresma, en la cual la nota dominante es el arrepentimiento y la penitencia, los domingos se consideran días de celebración. Por otro lado, durante la Cuaresma, la iglesia antigua invitaba a los nuevos creyentes a la reflexión, al estudio, a la oración y a la

La evidencia de la experiencia personal

Un incrédulo estaba hablando acerca de la necedad de las creencias religiosas en general y de la fe cristiana en particular. Al final de su disertación preguntó si alguien tenía algo para decir o preguntar. Entre los asistentes se encontraba un hombre que había sido un caso perdido de vicio y corrupción, pero que había sido alcanzado por Cristo y su vida se transformó por completo. En respuesta a la invitación se acercó al frente con una naranja en la mano; la peló delante de todos y empezó a comérsela. El orador empezó a impacientarse y preguntó si tenía alguna duda o cuestión. Después de comerse el último gajo de naranja se volvió al incrédulo y le preguntó: -La naranja que me he comido, ¿

Salvador, A Ti Me Rindo

Salvador, a ti me rindo, Y obedezco solo a ti Mi guiador, mi fortaleza, Todo encuentra mi alma en ti. Coro: Yo me rindo a ti, yo me rindo a ti, Mis flaquezas y pecados, todo traigo a ti. Te confiesa sus delitos Mi contrito corazón, Oye, oh Cristo, mi plegaria, Quiero en ti tener perdón. A tus pies yo deposito Mi riqueza, mi placer; Que tu Espíritu me llene Y de ti sienta el poder. Tu bondad será la historia Que predique por doquier, Y tu amor inagotable Será siempre mi querer.

INVITACIÓN A LA ORACIÓN DE CONFESIÓN DE PECADOS:

Ministro: Hoy, al inicio de esta estación de Cuaresma, les invitamos a presentarnos delante del Señor y confesar nuestros pecados. CONFESIÓN COMUNAL DE PECADOS: Min: Misericordioso Padre y Señor nuestro, ante Ti nos presentamos porque Tú mismo nos has llamado, nos has buscado y nos invitas a confesarte nuestras culpas. Con.: Reconocemos que, por virtud de tu gracia, has derribado las barreras de separación que el pecado nos había impuesto. Min.: Reconocemos que, muchas veces, nuestro testimonio apunta más hacia nosotros que hacia tu gracia y misericordia. Con.: Perdónanos por eso y ayúdanos a llevar a otros a Ti, en lugar de guiarlos hacia nosotros mismos. Min.: Reconocemos n

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)