¿Estás Dispuesto?

“Y despertando José del sueño, hizo como el ángel le había mandado, y recibió a su mujer. Pero no la conoció hasta que dio a luz a su Hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS”. Evangelio según San Mateo 1:24-25 Una mujer cristiana se hallaba muy enferma. Visitándola una querida amiga, le preguntó: “¿Te gustaría recuperarte y continuar viviendo?” A esta imprudente pregunta, la mujer enferma contestó: “Me gustaría la voluntad de Dios”. La otra mujer, entonces insistió: “Pero, si Él te preguntara cuál es tu deseo, ¿qué le dirías?” A lo cual, la mujer cristiana le contestó finalmente: “Le diría que estoy dispuesta a que hiciera Su voluntad conmigo”. Acercándonos al umbral de un nuevo año, de

¿A cuál reino?

Cuéntese que el rey de Prusia, al visitar una escuela rural, cuando los niños habían dicho que toda cosa pertenece a uno de los tres reinos: mineral, vegetal o animal, les preguntó: -Y yo, ¿A cuál reino pertenezco? Los niños no hallaban cómo contestar a esa pregunta; pero una graciosa niña resolvió la dificultad contestando: -Usted pertenece al reino de Dios. El rey quedó muy contento con la viveza de la niña y profundamente emocionado por la verdad que ella había expresado. Lecturas: domingo, 29 de diciembre Isaías 57:14-21 lunes, 30 de diciembre Salmos 139:7-12 martes, 31 de diciembre Éxodo 33:12-16 miércoles, 1 de ener

Tú Dejaste Tu Trono

Tú dejaste tu trono y corona por mí, Al venir a Belén a nacer; Mas a Ti no fue dado el entrar al mesón, Y en pesebre te hicieron nacer. Coro Ven a mi corazón, oh Cristo, Pues en él hay un lugar para Ti, Ven a mi corazón, oh Cristo ven, Pues en él hay lugar para ti. Alabanzas celestes los ángeles dan En que rinden al Verbo loor; Más humilde viniste a la tierra, Señor, A dar vida al más vil pecador. Siempre pueden las zorras sus cuevas tener, Y las aves sus nidos también; Mas el Hijo del Hombre no tuvo un lugar En el cual reclinara su sien. Tú viniste, Señor, con tu gran bendición Para dar libertad y salud; Más con odio y desprecio Te hicieron morir, Aunque vieron tu amor y virtud. Alabanzas s

PROCLAMACIÓN DE LA FE DE LA IGLESIA:

“El Señor de la Iglesia, Jesucristo, ha dado tres oficios a la Iglesia. Estos son: Ministros de la Palabra o Pastores, Ancianos Gobernantes y Diáconos. La Iglesia particular debe buscar piadosamente en las Escrituras y debe escoger para tales oficios a aquellas personas que estén mejor cualificadas. Pastores y Ancianos Gobernantes son conocidos como Presbíteros, y comparten el gobierno de la Iglesia. Estos cargos no son de preeminencia especial de aquellos que los ostentan, sino que indican un llamado a servir o ministrar un discipulado especial, dando evidencia del fruto del Espíritu en cada parte de sus vidas. En el Antiguo Testamento, el oficio del anciano fue establecido con el fin de cu

El Ángel Gabriel

“Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres”. Evangelio según San Lucas 1:28 Ángel es una palabra que nos viene del griego angelos. Su significado básico es mensajero, pues tiene la misma raíz que la palabra mensaje, en griego, angelia. Los ángeles son seres creados por Dios, sujetos a Él y dedicados a su servicio. En el cielo, su misión es alabar a Dios y hacer la voluntad de Él, (Ap. 8:4, 5; Sal. 103:20). Acompañan a Dios en la obra de la creación (Job 38:7), providencia (Dn. 12:1) y reconciliación (Gn. 19:1s). En el cumplimiento de su labor, su misión consiste en declarar la palabra de Dios (Lc. 1:26) y hacer s

Ángeles

Corrie Ten Boom cuenta una notable experiencia que sucedió en el campo de concentración nazi de Ravensbruck, donde ella y su hermana fueron internadas durante la Segunda Guerra Mundial. Cuando una larga fila de mujeres era internada en el campo y registrada minuciosamente, Corrie y su hermana Betsie solicitaron permiso para ir a los servicios. Una vez allí ambas se despojaron de sus prendas íntimas de lana y las utilizaron en envolver su pequeña y preciosa Biblia. Seguidamente dejaron todo en un rincón de los aseos. De vuelta en la línea de las mujeres, Corrie susurró al oído de su hermana que el Señor contestaría sus oraciones y protegería la Biblia. Más tarde, después de ducharse y ponerse

A Media Noche Allá En Belén

A media noche allá en Belén de Dios la salvación Por ángeles se proclamó en celestial canción. En las alturas “Gloria a Dios, “el coro tributó; La paz y buena voluntad al mundo pregonó. El canto de los ángeles hoy se oye resonar; El eco dulce, encantador alivia mi pesar. Y al escuchar con atención el mundo en derredor. Divina paz recibirá de Cristo el Redentor. Las almas que se encuentran hoy en medio del dolor, Solaz completo sentirán, buscando al Salvador. Oh, que las nuevas del Señor se extiendan más y más; Que sepan todos que el Señor hoy brinda dulce paz. Vosotros lleno de temor, y enhiestos hoy que estáis, Y que agobiados de dolor con paso lento vais, Hoy descansad, y contemplad la ang

ORACIÓN COMUNAL CELEBRANDO LA ANUNCIACIÓN:

Min.: ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! Excelso y soberano Dios, por la virtud derramada sobre tu pueblo… Con.: Te damos gracias, Señor. Min.: Porque miraste nuestra necesidad, y te propusiste consolarnos con la esperanza de la llegada de un Salvador... Con.: Te bendecimos, buen Padre. Min.: Porque, en tu perfecto plan, te habías propuesto escoger a María para que fuese ella quien llevase en su vientre al Salvador del mundo... Con.: Te damos gloria, oh Señor y Dios. Min.: Porque, entendiendo la natural respuesta humana, decidiste enviar un ángel para que consolara y animara a José con sus palabras... Con.: Te exaltamos, bendito Padre. Min.: Por el encanto bendito del Espíritu Santo, que

Un Corazón

“Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón”. Evangelio según San Lucas 2:19 La línea de reflexiones que hemos adoptado este año, para la estación de Adviento, nos ha abierto una puerta de posibilidades extremadamente amplia e interesante. Como saben, hemos decidido explorar algunos de los símbolos asociados a la Natividad de nuestro Señor. En virtud de ello, vimos la estrella, no sólo como el instrumento que Dios utilizó para guiar a los magos hasta Jesús, sino también como el cumplimiento de una profecía muy antigua que anunciaba la aparición de un Rey único, llamado Estrella de Jacob. Luego, tuvimos la oportunidad de mirar el símbolo de la paloma, como señal del reg

Corazón de hombre en pecho de mujer.

Betsy Smith vivía pendiente de una seria advertencia. “Si usted queda embarazada -le había dicho el médico- temo que ese corazón trasplantado que lleva no resista el esfuerzo”. Pero Betsy quería un hijo, y quedó embarazada. Ahí empezó la angustiosa espera. Doble angustia: la del embarazo mismo, y la de llevar en el pecho, no su propio corazón, sino el de un hombre muerto en un accidente automovilístico. El trasplante se lo habían hecho 4 años atrás. Pero Betsy pasó todo el embarazo sin complicaciones, y a los 23 años de edad dio a luz con toda normalidad. “El corazón masculino sufrió las mismas modificaciones que el de una mujer”, anunció la parte médica después del feliz alumbramiento. Amig

Santa La Noche.

Santa la noche hermosas las estrellas, La noche cuando nació el Señor. El mundo envuelto estuvo en sus querellas Hasta que Dios nos mandó al Salvador. Una esperanza todo el mundo siente; La luz de un nuevo día al fin brilló. Hoy adorad a Cristo reverente ¡Oh noche divina! ¡Nació el Salvador! Divina noche de Cristo el Señor. Magos vinieron en real alianza, Siguiendo un astro de gloriosa luz. Hoy por la luz de fe y de esperanza Guiados somos a Cristo Jesús. Nació el Rey de Reyes en pesebre, Amigo es Él de todo pecador; Al Salvador venid con alma alegre Postrados dad gloria al divino Salvador Dad gloria eterna a Cristo el Salvador. Nos enseñó a amarnos unos a otros; Su ley, amor, su evangelio t

INVITACIÓN A LA CONFESIÓN DE PECADOS:

Min.: Dios mismo nos llama y nos invita a venir a Él con verdadero arrepentimiento… Con.: Acudimos a Él reconociendo nuestra impiedad… Acudimos a Él buscando su perdón… Acudimos a Él buscando su paz… CONFESIÓN PERSONAL: (En Silencio) DECLARACIÓN DE PERDÓN: Min: “Este es el mensaje que hemos oído de Él y os anunciamos: Dios es luz y no hay ningunas tinieblas en Él. Si decimos que tenemos comunión con Él y andamos en tinieblas, mentimos y no practicamos la verdad. Pero si andamos en luz, como Él está en luz, tenemos comunión unos con otros y la sangre de Jesucristo, su Hijo, nos limpia de todo pecado.” (1ra. Carta de Juan 1:5-7)

ORACIÓN CONGREGACIONAL CANTADA:

Muestra A Cristo Prepara, oh Dios, mi corazón para recibir. Rompe el duro suelo en mí, ayúdame a creer. Tu Palabra siembra en mí, su fruto haz crecer. Haz que pueda escuchar, guíame en tu Verdad. Muestra a Cristo, muestra a Cristo. Revela, oh Dios, tu gloria a través de tu Verdad; Hasta que todos confiesen: ¡Cristo es Señor!

Esperar

¿Cuánto falta para Navidad? Cuando mis hijos eran pequeños, preguntaban eso todo el tiempo. Aunque usábamos diariamente un calendario para contar cuánto faltaba, la espera le resultaba terrible. Podemos reconocer fácilmente la lucha de un niño con la espera, pero tal vez no entendemos el desafío que implica esperar para los hijos de Dios. Considera, por ejemplo, a los que escucharon el mensaje del profeta Miqueas, quien prometió que, de Belén, saldría “el que será Señor en Israel’ (5:2), el cual estaría y apacentaría “con el poder del Señor” (v.4). El cumplimiento inicial fue el nacimiento de Jesús en Belén (Mateo 2:1), después de 700 años de espera. Pero el resto de la profecía se cumplirá

Oh, aldehuela de Belén

Oh, aldehuela de Belén, afortunada tú, Pues en tus campos brilla hoy la sempiterna luz. El hijo, el Deseado, con santa expectación, Por toda gente y toda edad en ti, Belén, nació. Allá do el Redentor nació los ángeles están Velando todos con amor al Niño sin igual. ¡Estrellas rutilantes, a Dios la gloria dad! Pues hoy el cielo nos mostró su buena voluntad. ¡Cuán silencioso allí bajó preciado y puro don! Así también aquí dará sus bendiciones Dios. Ningún oído acaso perciba su venir, Mas Él de humilde corazón, se habrá de recibir. ¡Oh Santo Niño de Belén! Desciende con tu amor, Y echando fuera todo mal nace en nosotros hoy. Angélicos cantores le anuncian al nacer; Ven con nosotros a morar, Je

INVITACIÓN A LA ORACIÓN CONGREGACIONAL:

Todos: Buen Señor y Padre nuestro, venimos delante de tu bendita presencia para agradecerte la oportunidad que nos brindas, de reflexionar juntos, en esta época maravillosa, sobre los principios que deben guiar nuestra celebración. Te queremos confesar que hemos celebrado esta época con adornos, preparativos y arreglos que son fruto de nuestra imaginación. Te confesamos que muchos de los detalles de nuestras celebraciones reflejan más nuestras ideas triunfalistas, que el verdadero sentido de los valores de tu reino. Ciertamente, con frecuencia acogemos esta época de celebración con la expectativa de que la misma nos traiga la realización de sueños anhelados. Te suplicamos que nos perdones po

La Estrella

“Lo veré, mas no ahora; lo miraré, mas no de cerca: Saldrá ESTRELLA de Jacob.” Libro de Números 24:17 En tiempos de la Segunda Guerra Mundial, cierta noche durante la época de Navidad, un padre sacó a pasear a su pequeño hijo. Mientras caminaban por el vecindario, miraban, a través de las ventanas de las casas los árboles de Navidad y otros adornos. El chico se fijó en el hecho de que en varias viviendas había una estrella colocada en las ventanas. Entonces, le preguntó a su papá: “¿Por qué razón muchas personas sólo han puesto una estrella en sus ventanas?” Su papá le contestó: “Hijo, la razón por la que en esas casas hay sólo una estrella es porque esas familias tienen un hijo que está en

Los beneficios de la adoración

Un forastero pasaba cerca de una mina muy importante en aquellos tiempos cuando no había vehículos de motor. Al observar un campo lleno de mulas, preguntó a uno que andaba por allí el porqué de tanto animales. A lo que respondieron: “Estas mulas trabajan en las minas durante la semana y las sacan los sábados a la luz del sol para evitar que se queden ciegas”. La adoración es así. Es un tiempo que dedicamos para que nuestros ojos se abran espiritualmente, nuestra mente tenga mejor perspectiva de la vida y nuestro corazón lo dediquemos a Dios. Isaías fue al templo y vio al Señor en una luz diferente; el salmista fue al templo y vio la vida con una nueva perspectiva; el publicano fue al templo

¡Oh ven! ¡Oh ven, Emanuel!

¡Oh ven! ¡Oh ven, Emanuel! Libra al cautivo Israel, Que sufre desterrado aquí, y espera al Hijo de David. ¡Alégrate, oh Israel! Vendrá, ya viene Emanuel. ¡Oh ven, Tú, Vara de Isaí! Redime al pueblo infeliz Del poderío infernal, y danos vida celestial. ¡Alégrate, oh Israel! Vendrá, ya viene Emanuel. ¡Oh ven, Tú, Aurora celestial! Alúmbranos con tu verdad; Disipa toda oscuridad, y danos días de solaz. ¡Alégrate, oh Israel! Vendrá, ya viene Emanuel. ¡Oh ven, Tú, Llave de David! Abre el celeste hogar feliz; Haz que lleguemos bien allá, y cierra el paso a la maldad. ¡Alégrate, oh Israel! Vendrá, ya viene Emanuel.

ORACIÓN COMUNAL CELEBRANDO A EMANUEL:

Min.: ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! Excelso y soberano Dios, por la virtud derramada sobre tu pueblo… Con.: ¡Te damos gracias por la Estrella de Jacob! Min.: Porque miraste nuestra necesidad, y te propusiste consolarnos con la esperanza de la llegada del Salvador... Con.: ¡Te damos gracias por la Estrella de Jacob! Min.: Porque, en tu perfecto y eterno plan, te habías propuesto enviarnos al santo Emanuel... Con.: ¡Te damos gracias por la Estrella de Jacob! Min.: Porque cuando aún estábamos en tinieblas, cumpliste tu bendito propósito; iluminándonos con el resplandor de la Estrella de Jacob… Con.: ¡Te damos gracias! ¡Te bendecimos y celebramos la obra gloriosa de la encarnación!

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)