Diamantes Sobre Un Manto Obscuro

“Y le dijo: De cierto, de cierto te digo que lo que sabemos hablamos, y lo que hemos visto, testificamos; y no recibís nuestro testimonio”. Evangelio según San Juan 3:11 Durante la semana pasada tuve la oportunidad de escuchar al pastor Steven Lawson narrar una experiencia suya mientras visitaba una joyería. Decía que el vendedor le estaba mostrando una prenda con unos diamantes. De repente, el vendedor colocó la misma prenda con diamantes sobre un manto de terciopelo color negro. El efecto visual fue tan impactante, que Lawson comentó que fue como si los diamantes comenzaran a desplegar su brillo, tal como si fueran luces encendidas en la obscuridad. Pensaba en esta experiencia narrada por

ORACIÓN CONGREGACIONAL CANTADA:

Muestra A Cristo Prepara, oh Dios, mi corazón para recibir. Rompe el duro suelo en mí; ayúdame a creer. Tu Palabra siembra en mí; su fruto haz crecer. Haz que pueda escuchar; guíame en tu Verdad. Muestra a Cristo. Muestra a Cristo. Revela, oh Dios, tu gloria a través de tu Verdad; Hasta que todos confiesen: ¡Cristo es Señor!

Transformación

Cuando terminó la guerra civil estadounidense en 1865, quedaba la manera monumental de reconstruir el país, especialmente en el sur. La amargura y el resentimiento habían sustituido al anterior espíritu optimista de la gente. Aunque Texas no había sufrido tanto material y emocionalmente como otros estados del sur, muchas personas sí que habían quedado muy lastimadas. Ben Carroll entró cojeando en un pequeño pueblo del centro de Texas. Sus heridas físicas iban sanando lentamente, pero no sus heridas emocionales. El sentía que a sus veintidós años su vida había terminado. Se encontraba sin dirección y propósito, lleno de enojo y declarándose agnóstico. Cuando un día entró en el último servicio

Castillo Fuerte

Castillo fuerte es nuestro Dios, defensa y buen escudo; Con su poder nos librará en todo trance agudo. Con furia y con afán acósanos Satán; Por armas deja ver astucia y gran poder; Cual él no hay en la tierra. Nuestro valor es nada aquí, con él todo es perdido; Mas por nosotros pugnará de Dios el Escogido. Es nuestro Rey Jesús, el que venció en la cruz, Señor y Salvador, y siendo Él sólo Dios, Él triunfa en la batalla. Aunque estén demonios mil prontos a devorarnos, No temeremos, porque Dios sabrá cómo ampararnos. Que muestre su vigor Satán, y su furor; Dañarnos no podrá, pues condenado es ya Por la Palabra Santa. Esa Palabra del Señor, que el mundo no apetece, Por el Espíritu de Dios muy fi

CONFESIÓN COMUNAL DE NUESTROS PECADOS:

Min.: Bondadoso Padre nuestro, recibe la confesión de los pecados que, como pueblo tuyo, hemos cometido. Con.: Por nuestra obstinada tendencia de negar nuestra naturaleza caída; pedimos tu perdón. Min.: Por nuestra tolerancia por los pecados propios y nuestro marcado interés por señalar los pecados ajenos; pedimos tu perdón. Con.: Porque se nos olvida que todos fuimos mordidos por la serpiente antigua; perdónanos, Señor. Min.: Por haber puesto nuestra mirada en las falibles fuerzas nuestras, en lugar de mirar sólo el perfecto sacrificio de tu Hijo; perdónanos, Señor. Todos: Por los méritos de Jesús te lo rogamos. ¡Amén! Oportunidad para la confesión personal DECLARACIÓN DE PERDÓN: Mini

Hablemos Un Poco Sobre La Oración

También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar”. Evangelio según San Lucas 18:1 Leí, hace algún tiempo, la historia de dos jóvenes que estaban perdidamente enamorados de la misma muchacha. Uno de ellos no cesaba de hablar de ella con sus familiares y amigos. Ensalzaba su belleza física y todos sus demás atributos en cuanto a carácter y personalidad. Todos pensaban que aquel joven terminaría casándose con la chica. Sin embargo, un tiempo después se enteraron de que ella se había casado con el otro joven. Al preguntarle al desconsolado muchacho cómo su rival había terminado casándose con la chica, éste contestó de la siguiente manera: “Bueno, supongo q

El Puerco Y El Cordero

Hay un viejo cuento acerca del puerco y el cordero. Un agricultor llevó un puerco a la casa. Lo bañó, aseó las patas, le roció con un perfume muy fino, en su cuello puso un adorno y le dejó entrar en la sala. El puerco tenía un aspecto magnífico. Estaba tan limpio y fresco que parecía que iba a ser aceptado en la sociedad y entre los amigos. Durante algunos momentos fue un animal domesticado y muy correcto. Pero tan pronto se abrió la puerta, el puerco salió de la sala y se metió al primer lodazal que encontró. ¿Por qué? Porque todavía era puerco. Su naturaleza no había cambiado. Había un cambio exterior, pero el interior era el mismo. Considera el cordero por otro lado. Coloca al cordero en

Tendrás Que Renacer

Un hombre de noche llegó a Jesús, Buscando la senda de vida y de luz, Y Cristo le dijo: “Si a Dios quieres ver Tendrás que renacer.” (¡oh sí!) Coro: Tendrás que renacer. (¡oh sí!) Tendrás que renacer. (¡oh sí!) De cierto, de cierto te digo a ti, Tendrás que renacer. (¡oh sí!) Si acaso a los cielos tú quieres entrar, Y allí con los santos poder descansar, Si quieres la vida eternal obtener Tendrás que renacer.” (¡oh sí!) Amigo, no debes jamás desechar Palabras que Cristo dignóse hablar, Si tu alma no quieres llegar a perder Tendrás que renacer.” (¡oh sí!) Hermanos se han ido con Cristo a morar, A quienes un día querrás encontrar, Pues esta proclama hoy debes creer: Tendrás que renacer.” (

INVITACIÓN A PROCLAMAR LA FE DE LA IGLESIA:

Min: Tal y como creemos, también confesamos, conforme a la única regla de fe y doctrina que se nos ha entregado, la bendita Palabra de Dios. Confesemos, hoy, nuestra fe con respecto al nuevo nacimiento así: PROCLAMACIÓN DE LA FE DE LA IGLESIA: Min.: “Nuestra fe y su seguridad no proceden de la carne ni de la sangre, es decir, de poderes naturales dentro de nosotros, sino que son la inspiración del Espíritu Santo, Con.: a quien confesamos como Dios, igual con el Padre y con su Hijo, quien nos santifica, y por su propia acción nos lleva a la verdad total sin el cual seríamos para siempre enemigos de Dios y desconocedores de su Hijo, Cristo Jesús. Min.: Por naturaleza estamos tan mu

El Señor Está En Su Santo Templo

“Mas Jehová está en su santo templo; calle delante de Él toda la tierra.” Libro del profeta Habacuc 2:20 Recuerdo que en la congregación donde pasé mi niñez y juventud, se celebraba la Escuela Bíblica Dominical, seguido del Servicio de Adoración. Había un breve período entre ambos, que brindaba la oportunidad de acomodarse en el santuario antes de comenzar el Servicio de Adoración. Como las personas se acostumbraban a platicar, una vez entraban al santuario, uno de los ancianos de la congregación se paraba en el púlpito y decía con autoridad: “El Señor está en su santo templo”. A esto, la congregación contestaba: “Calle delante de Él toda la tierra”. Recuerdo muy bien que este anciano, senci

¿Quién gobierna tu vida?

Durante la Segunda Guerra Mundial, los aviones norteamericanos que estaban estacionados en África del Norte, eran enviados con frecuencia en misiones de bombardeos sobre los objetivos enemigos que había en el sur de Europa. En una de estas incursiones, cierto avión se encontró con una barrera antiaérea tremenda y regresó a su base perforado como un cedazo. Al piloto le parecía un milagro el haber podido regresar y, según se informa, declaró: “Dios era mi copiloto”. Alguien tomó esta frase llamativa y la entretejió en una canción popular. “Dios es mi copiloto”. ¡Cuán piadoso suena! Pero, ¿Lo es en realidad? ¿Quién es mi copiloto? ¡El segundo en mando! Como un neumático de auxilio, un copiloto

Tenemos Esperanza

Porque Él entró en el mundo y en la historia; Porque Él quebró el silencio y la agonía; Porque llenó la tierra de su gloria; Porque fue luz en nuestra noche fría; Porque Él nació en un pesebre oscuro; Porque Él vivió sembrando amor y vida; Porque partió los corazones duros Y levantó las almas abatidas. CORO: Por eso es que hoy tenemos esperanza; Por eso es que hoy luchamos con porfía; Por eso es que hoy miramos con confianza El porvenir, en esta tierra mía. Por eso es que hoy tenemos esperanza; Por eso es que hoy luchamos con porfía; Por eso es que hoy miramos con confianza El porvenir. Porque atacó a ambiciosos mercaderes Y denunció maldad e hipocresía; Porque exaltó a los niños, las mujere

INVITACIÓN A LA ORACIÓN DE CONFESIÓN DE PECADOS:

Ministro: Es Dios siempre quien llama. Nos llama al encuentro ineludible con Él para adorarle; para postrarnos ante su excelsa presencia. Pero no sólo nos llama; también despierta en nuestro interior la inquietud, el deseo y la voluntad dispuesta de cambiar el derrotero de nuestras propias imperfectas y frustradas voluntades. Vengamos, pues, y presentemos ante Él esta confesión comunal de nuestros pecados. ORACIÓN COMUNAL DE CONFESIÓN DE PECADOS: Señor, hoy venimos ante tu augusta presencia reconociendo nuestro natural apetito por lo temporal y lo pasajero. Buscamos la satisfacción del momento. Deseamos lo que pueda producirnos placer y bienestar, sin calcular su verdadero valor ni sus conse

La Fe Que Hace Para Servir

“Señor, auméntanos la fe. Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos.” Evangelio según San Lucas 17:5, 10 El Dr. William Willimon, Capellán de la Universidad de Duke y Profesor de Ministerios Cristianos en la Escuela Teológica de dicha institución, narra la siguiente experiencia suya, mientras servía como Pastor. La historia trata sobre una talentosa estudiante de Farmacia que regularmente venía a adorar con sus padres a la iglesia. En cierta ocasión, los padres de ésta llamaron al Dr. Willimon para indicarle que su hija había decidido abandonar sus estudios en Farmacia. Le rogaron que hablase

Cristo sigue haciendo milagros

William Barclay, el reconocido teólogo y ministro evangélico, ya fallecido, habla en su autobiografía acerca de la trágica muerte de su joven hija. Poco después de la tragedia, la B.B.C. de Londres le pidió a Barclay que hablara a la nación sobre los milagros de Jesús y cómom esos milagros se aplicaban a la vida moderna. Barclay contestó que lo haría con gusto, porque él siempre había sentido que debíamos reconocer a Cristo Jesús no como uno que vivió hace mucho tiempo, sino como aquel que está activo en medio de sun pueblo hoy. En el último de los programas, Barclay fue entrevistado y el presentador le preguntó cómo había llagado él a la conclusión de que los milagros de Jesús eran aplicabl

Dad A Dios Inmortal Alabanza

Dad a Dios inmortal alabanza; Su merced, su bondad nos inunda: Es su gracia en prodigios fecunda, Sus mercedes, humildes, cantad: ¡Al Señor de señores dad gloria, Rey de reyes, poder sin segundo! Morirán los señores del mundo, Mas su reino no acaba jamás. Las naciones vio en vicio sumidas Y sintió compasión en su seno; De prodigios de gracia está lleno, Sus mercedes, humildes, cantad. A su pueblo llevó por la mano A la tierra por Él prometida. Por los siglos, sin fin le da vida; Y el pecado y la muerte caerán. A su Hijo envió por salvarnos De la muerte y pecado inherente; De prodigios, de gracia es torrente, Sus mercedes, humildes, cantad. Por el mundo su mano nos lleva Y al celeste descanso

INVITACIÓN A LA ORACIÓN CONGREGACIONAL:

Min.: Dios está presente entre nosotros. Hoy hemos sido convocados por Él mismo para adorarle, ser edificados por su Palabra y para participar del sacramento de la comunión. Les invito a confesarle nuestros pecados, mientras oramos así: ORACIÓN CONGREGACIONAL: * Buen Dios y Padre nuestro, Tú nos has llamado para que nos encontremos contigo en el día de hoy. Gracias por tan sublime y preciosa invitación. * Por la revelación de tu Palabra sabemos quién eres, pero te confesamos que hemos desarrollado nuestras propias ideas acerca de tu carácter, tus atributos y tus acciones. * Perdónanos por haber prestado poca atención a algunas de las más importantes doctrinas

¿Fue y vio?

“Y le dijo: De cierto, de cierto os digo: De aquí en adelante veréis el cielo abierto, y a los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el Hijo del Hombre”. Evangelio según San Juan 1:51 Como ustedes recordarán, la lectura del evangelio según San Juan para la semana pasada comprendía los versículos 45 y 46 del primer capítulo. Allí se nos narra el testimonio que Felipe le dio a Natanael, dejándole saber que habían hallado a Aquél de quien Moisés y los profetas habían escrito y añadió diciendo que éste era Jesús, el hijo de José, de Nazaret. Cuando Natanael le responde con escepticismo, amparado en la imposibilidad de que Nazaret pudiera producir algo bueno; entonces Felipe, en lugar de e

Quedó convencido

Todos en la empresa estaban dispuestos a firmar para el nuevo plan de seguro de accidente y vida, menos Samuel. Desafortunadamente se necesitaba la participación de toda la plantilla, pues de otra manera la compañía de seguros no seguiría con aquella oferta especial. Todos intercedieron con Samuel, razonándole y rogando que accediera y firmara. Al fin el dueño de la empresa lo llamó y le dijo: -Aquí está la copia del nuevo plan de seguros y aquí tienes un bolígrafo. Quiero que firmes ahora mismo. Siento decírtelo, pero si no firmas quedas despedido. Así que decide ahora mismo. Samuel firmó en ese mismo instante. -Muy bien, Samuel -agregó el jefe-. ¿Me quieres decir por qué no podías firmar a

Dios descendió

Día tan grande no puedo olvidar, día de gloria sin par, Cuando en tinieblas al verme andar vino a salvarme el Señor; Gran compasión tuvo Cristo de mí, de gozo y paz me llenó; Quitó las sombras, oh gloria a su nombre, la noche en día cambió. Coro: Dios descendió y de gloria me llenó, Cuando Jesús por gracia me salvó; Fui ciego, me hizo ver y en Él renacer. Dios descendió y de gloria me llenó. Nací de nuevo en virtud de Jesús, a la familia de Dios, Justificado por Cristo el Señor gozo la gran redención; Bendito sea mi Padre y Dios cuando al traerme por fe, Fui adoptado por Cristo el amado, loores por siempre daré. Tengo esperanza de gloria eternal, me regocijo en Jesús; Me ha preparado un be

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)