El Catecismo Mayor

P. 193. ¿Qué es lo que pedimos en la cuarta petición? R. En la cuarta petición “el pan nuestro de cada día dánoslo hoy”, reconociendo que en Adán, y por nuestro propio pecado, hemos perdido el derecho a todas las bendiciones externas de esta vida, y que merecemos que Dios nos prive de ellas completamente y maldiga nuestro uso de ellas; y que ellas por sí mismas no pueden sostenernos ni tampoco las merecemos o las podemos obtener por medio de nuestra diligencia, sino que estamos prestos a desearlas, obtenerlas y usarlas ilegítimamente, pedimos para nosotros y para los demás que tanto nosotros como ellos, esperando en la providencia de Dios diariamente mediante el uso de medios legítimos, pod

La Providencia.

En cierta ocasión, Cristóbal Colón estuvo muy desanimado. El creía que más allá del Mediterráneo y el Paso de Hércules se extendía un mundo vasto e inexplorado; sin embargo, nadie le creía y, por tanto, nadie financiaba su expedición. Un día, regresando para su tierra, se detuvo en un convento no lejos de la ciudad de Granada. Cansado y sediento pidió a un monje un trago de agua. Aprovechó para contar al monje sus sueños y su falta de capacidad para encontrar a alguien que fianciara su expedición. El monje no solamente dio a Colón un vaso de agua, sino que también intermedió con la reina Isabel. La reina española estuvo de acuerdo en financiar la expedición de Colón, proveyéndole del equival

Cuenta Las Riquezas De Tu Dios

Cuando combatido por la adversidad Veas ya perdida tu felicidad, Mirar lo que el cielo para ti guardó, Cuenta las riquezas que el Señor te dio. Coro: Cuenta las riquezas de tu Dios; Mira las riquezas de su amor, Pon los ojos donde Cristo está Y tu mente guarde la divina paz. ¿Andas agobiado por algún pesar? ¿Tu cruz te parece dura de llevar? Cuenta las promesas del Señor Jesús, Y de las tinieblas nacerá luz. Cuando de otros veas la prosperidad Y tus pies claudiquen tras de su maldad, Cuenta las riquezas que tendrás por fe. Donde el oro es polvo que hollará tu pie. Aunque grande sea tu aflicción aquí, No te desalientes Dios está por ti; Si a su propio Hijo no se reservó,

Invitación a la Oración Congrgacional

Min.: Cuando seguimos reflexionando sobre la oración modelo conforme a las verdades contenidas en la Santa Palabra de Dios y en la herencia de fe que nos ha dejado; vengamos confiadamente, con humildad y reverencia al santo y único Dios para afirmar nuestra fe y confianza en Él. Y afirmemos juntos sobre el verdadero significado y lo que Cristo Jesús quiso enseñarnos acerca de Su provisión: ORACIÓN COMUNAL DE AFIRMACIÓN DE FE: MIn: ¿Qué es lo que pedimos en la cuarta petición? Con: En la cuarta petición “el pan nuestro de cada día dánoslo hoy”, reconociendo que en Adán, y por nuestro propio pecado, hemos perdido el derecho a todas las bendiciones externas de esta vida, y que merece

El Catecismo Mayor

P. 192. ¿Qué es lo que pedimos en la tercera petición? R. En la tercera petición “Hágase tu voluntad así como en el cielo también en la tierra”, reconociendo que nosotros y todo la humanidad no sólo estamos totalmente incapacitados e indispuestos a conocer y a hacer la voluntad de Dios, sino que estamos inclinados a rebelarnos contra su Palabra, a quejarnos y a murmurar contra su providencia, y completamente inclinados a hacer la voluntad de la carne y del diablo, pedimos que Dios, por medio de su Espíritu, quite de nosotros y de los demás, toda ceguedad, debilidad, indisposición y perversidad de corazón; y que por medio de su gracia nos haga capaces y dispuestos para conocer, hacer y somet

¿Cómo conocer la voluntad de Dios?

Un joven agricultor deseaba conocer la voluntad de Dios para su vida. Cada día, cuando iba a trabajar en su campo de cebada, le pedía a Dios que le revelara su voluntad para él. ¿Qué quería Dios que hiciera con su vida? Un día mientras trabajaba vio que las nubes se juntaban en el horizonte en una combinación de letras. Estaba inseguro al proncipio, pero pronto se fue haciendo más claro: Las nubes parecían pintar una “P” y una “C”. ¿Qué significará P y C? Se preguntaba el joven. Hasta que al fin dio con la clave: ¡Predicar a Cristo! Al fin lo sabía, Dios le estaba diciendo que fuera un predicador y predicara a Cristo. Echó a correr para hablar con el pastor y darle la gran noticia. Le pidió

Cantad Alegres Al Señor,

Cantad alegres al Señor, Mortales todos por doquier; Servidle siempre con fervor, Obedecedle con placer. Con gratitud, canción alzad Al Hacedor que el ser nos dio; Al Dios excelso venerad, Que como Padre nos amó. Su pueblo somos: salvará A los que busquen al Señor; Ninguno de ellos dejará, Él los ampara con su amor.

ORACIÓN DE ACCIÓN DE GRACIAS A DIOS POR NUESTROS PADRES:

“Hoy, día de los padres, vengamos con gozo y humildad ante el Señor para glorificar su nombre por el don de nuestras familias y, particularmente, para agradecerle el regalo de nuestros padres:” Min.: Señor, por nuestros padres amados, quienes nos ofrecieron amor, calor y apoyo en los días iniciales de nuestras vidas… Con.: Te damos gracias. Min.: Por nuestros padres, cuyos esfuerzos proveyeron para nuestras necesidades, y desde cuya escasez se surtió nuestra abundancia... Con.: Te damos gracias. Min.: Por el interés de nuestros padres en que te conociéramos, por llevarnos a Ti para que supiéramos de tu amor, por el respaldo invariable, el cariño único y la comprensión total

El Espíritu Santo

Carlos estaba contándole a Marta acerca del mensaje que el pastor había predicado el domingo anterior sobre el Espíritu Santo. Marta se reía, pues a pesar de haber asistido por algún tiempo a las reuniones de la iglesia, aún no había recibido a Jesús como Señor y Salvador. Ella le dijo: -¿Cómo puedes creer en algo tan intangible? Después de un momento Carlos contestó originando el siguiente diálogo: -¿Crees en la electricidad? -¡Por supuesto! -¿Cómo puedes creer en algo que no has visto nunca? ¿Cómo puedes demostrar que la electricidad pasa por el cable de una lámpara? -Muy sencillo, ¡Enciendo la luz! -Contestó Marta. -Así es con el Espíritu Santo. No podemos verlo personalmente pero podemos

En Un Aposento Alto

En un aposento alto, Con unánime fervor, Ciento veinte esperaban La promesa del Señor. Coro: Dios, manda tu gran poder; Dios, manda tu gran poder; Dios, manda tu gran poder A cada corazón. Desde aquel feliz momento, Mora el Consolador En el corazón creyente, Dando dones, paz y amor. El Espíritu de Cristo Hoy nos llena de poder Para ser testigos fieles, Predicando por doquier. Coro 2 : (para la 3ra estrofa) Oh, Santo Espíritu, Bendito celeste don, Divino Consolador, Reina en mi corazón.

Invitación a que participemos de la letanía de Acción de Gracias en el día de Pentecostés:

Hoy se llena de gozo la cristiandad por la celebración de la Fiesta de Pentecostés, y nosotros, que nos congregamos para alabar al Señor, elevamos a los cielos nuestra voz conmovida para proclamar la gratitud que rebosa en nuestros corazones. Letanía de Acción de Gracias: Min.: Porque la promesa de Jesús de que el Consolador nos sería enviado fue plenamente cumplida el día de Pentecostés… Con.: ¡Te Damos Gracias, Señor! Min.: Porque los pasos iniciales de la Iglesia se hicieron firmes y permanentes cuando el Espíritu Santo la inundó con su presencia… Con.: ¡Te Damos Gracias, Señor! Min.: Porque los apóstoles, asumieron su tarea de evangelizar al mundo, fortalecidos e inspirados po

Hablemos Sobre El Reino

“Venga tu reino.” Evangelio segúnSan Mateo 6:10a Cuando cierto joven hizo pública profesión de fe, su padre, muy resentido, le dio este consejo: “Jaime, deberías primeramente establecerte en un buen negocio y entonces entrar en esos asuntos de religión”. El joven le contestó: “Padre, Jesús me da un consejo totalmente diferente, cuando dice que busquemos primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. Pienso que la reacción de este padre, ante la decisión de su hijo, refleja muy bien cuáles son las prioridades que, como regla general, tenemos todos los seres humanos. Pensamos en las cosas de Dios o en el reino de Dios como algo ajeno a nuestros intereses c

El Catecismo Mayor

P. 191. ¿Qué es lo que pedimos en la segunda petición? R. En la segunda petición que dice, “Venga a nosotros tu reino”, reconociendo que nosotros y toda la humanidad por naturaleza está bajo el dominio del pecado y de Satanás, pedimos que el reino del pecado y de Satanás sea destruido, y que el evangelio se propague por todo el mundo, que los judíos sean llamados, que la plenitud de los gentiles sean introducidos al reino; que la iglesia sea dotada de todos los oficiales y ordenanzas del evangelio y que sea purificada de la corrupción, protegida y sostenida por la autoridad civil: para que las ordenanzas de Cristo sean administradas con pureza y sean eficaces para la conversión de aquellos q

Orad Sin Cesar

A veces hemos oído decir: “No sé sobre qué orar”. O, personas que solicitan una lista de oración y oran por los misioneros porque no saben qué más hacer. Una señora confesaba una vez: “No puedo orar por más de dos minutos cada vez. ¿Qué puedo hacer?” Cuando la gente me dice cosas así, les contesto: “¿En qué ha estado pensando en los últimos días o qué le preocupó esta semana? Ore acerca de ello. Convierta sus pensamientos en oración. Orar no es solamente pensar acerca de cosas nuevas sino que es sobre todo un diálogo. Conviértalo de un monólogo centrado en usted en una conversación con Dios. Lecturas domingo, 2 de junio 2 Tesalonicenses 3:1-5 lunes, 3 de junio

Escogido Fui De Dios

Escogido fui de Dios En Él Amado; En lugares celestiales Su bendición me dio. Antes de la creación El plan fue hecho Por su santa voluntad. Coro: Escondido en Cristo estoy, Nadie me apartará, Y las fuerzas de este mundo No me podrán dañar. Vivo y ando en esta vida Con seguridad, Porque me escogió mi Dios. Tengo un sello Que el Espíritu me ha dado, Cuando mi confianza puse Sólo en mi Salvador. Prenda que el Señor me dio De vida eterna; Escogido fui de Dios. Me escogió Para alabanza de su gloria, Y sentóme en las alturas Con Cristo, mi Señor. Grande fue la admiración Al ver su gracia, Cuando me escogió mi Dios

INVITACIÓN A LA CONFESIÓN DE PECADOS:

Min.: Acerquémonos con humildad y reverencia al santo y único Dios, para afirmar nuestra fe y confianza en Él, conforme a las verdades contenidas en su Santa Palabra y a la herencia de fe que nos ha dejado. Vengamos confiadamente y confesemos nuestros pecados así: CONFESIÓN COMUNAL DE NUESTROS PECADOS: Todos: Buen Padre nuestro, sabemos que eres el único Dios vivo y verdadero, que eres infinito en tu ser y perfección, que haces todas las cosas de acuerdo al consejo de tu propia, incambiable y justísima voluntad, y para tu propia gloria. Reconocemos que eres sumamente amoroso, dadivoso, compasivo, paciente, abundante en bondad y verdad, perdonador de la iniquidad, la transgresión y el peca

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)