¿Por dónde se empieza?

“Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre”. Evangelio según San Mateo 6:9 Don Ceferino “Cefo” Conde nació en Juana Díaz el 26 de agosto de 1910. Fue un destacado jugador de béisbol en lo que se conoce como la era dorada de este deporte en Puerto Rico. Como aficionado, jugó en Juana Díaz y como profesional militó en varios equipos, teniendo sus mejores años con los Indios de Mayagüez. A él se le atribuye la conocida expresión que dice así: “Lo importante es llegar a primera”. Esta expresión implica la importancia que tiene, en el deporte del béisbol, lograr arribar a la primera base para poder entonces avanzar, hasta llegar a anotar una car

El Catecismo Mayor

P. 189. ¿Qué nos enseña el prefacio del Padre Nuestro? R. El prefacio del Padre Nuestro, contenido en la palabras “Padre nuestro que estás en los cielos”, nos enseña que al orar, nos acerquemos a Dios con confianza en su bondad paternal y de nuestra participación en ella, con reverencia y las demás disposiciones en la semejanza de niños, con sentimientos celestiales y debida comprensión de su poder soberano, majestad y condescendencia misericordiosa. Nos enseña también a orar con otros y por otros. P. 190. ¿Qué es lo que pedimos en la primera petición? R. En la primera petición que dice: “santificado sea tu nombre”, reconociendo en nosotros y en todo hombre, una total incapacidad y disposici

No Tenía Tiempo

Hace algunos años un joven se acercó al capataz de un equipo de leñadores y pidió trabajo. -Depende -contestó el capataz-. Veamos cómo talas ese árbol. El joven se adelantó y con maestría taló un gran árbol. Impresionado, el capataz exclamó: -¡Empiezas el lunes! Lunes, martes, miércoles y jueves pasaron; y el jueves por la tarde el capataz se acercó al jóven y le dijo: -Puedes recoger tu cheque cuando salgas hoy. Sorprendido, el joven respondió: -Creía que pagaban los viernes. -Normalmente lo hacemos -contestó el capataz-, pero te dejamos marchar hoy porque te has quedado atrás. Nuestras hojas diarias de trabajo demuestran que has caído del primer lugar el lunes a último el miércoles. -Pero

Grande Es Jehová

Grande es Jehová y le damos loor Por su grande poder y su amor. Grande es Jehová y su fidelidad, Y su amor para siempre será. ¡Grande es Él y digno de gloria! ¡Grande es y digno de adoración! ¡Grande es Él! Alcemos la voz y así proclamar: ¡Grande es Jehová! ¡Grande es Jehová! Grande es Jehová y le damos loor Por su grande poder y su amor. Grande es Jehová y su fidelidad, Y su amor para siempre será. ¡Grande eres Tú y digno de gloria! ¡Grande eres Tú y digno de honor! ¡Grande es Él! Levanto mi voz, elevo mi voz: ¡Grande es Jehová! ¡Grande es Jehová!

INIVITACIÓN A LA AFIRMACIÓN DE LA FE DE LA IGLESIA:

Min.: Vivimos en un mundo en el que predomina la ambigüedad, la indefinición y la opinión particular; donde reina la búsqueda del placer egoísta y en donde se entroniza a la criatura y se recurre al Creador sólo para satisfacer nuestras carencias temporales. Por tanto, les invitamos a que afirmemos nuestra fe sobre lo que las Sagradas Escrituras nos enseñan sobre el prefacio y la primera petición de la oración modelo. EL PREFACIO Y LA PRIMERA PETICIÓN DEL PADRE NUESTRO: Dir.: “¿Qué nos enseña el prefacio del Padre Nuestro? Con.: El prefacio del Padre Nuestro, contenido en las palabras “Padre nuestro que estás en los cielos”, nos enseña que al orar, nos acerquemos a Dios con confia

Dios en Cristo: El rey busca esposa

Se cuenta que el filósofo danés Soren Kierkegaard buscó una vez describir la encarnación de Dios en Cristo, y para ello usó el siguiente relato que lo ilustra muy bien: Un cierto rey era muy rico y su gran poder era conocido de todos. Pero se sentía infeliz, pues deseaba una esposa. Sin una reina, su gran palacio estaba vacío. Un día, mientras pasaba por las calles de un pequeño pueblo, vio una hermosa joven campesina. Tan bella y graciosa que ganó inmediatamente el corazón del rey. La quería más que cualquier otra cosa que jamás había deseado. En los días sucesivos volvió a pasar frente a la casa de la joven con la esperanza de verla aunque fuera solo un momento. Se preguntaba cómo podría g

Mi Culpa Él Quitó

Cansado y triste a Cristo vine al Salvador, Mi culpa Él quitó, mi culpa Él quitó; Su dulce paz tengo en mi corazón, Mi culpa Él quitó. Coro: Mi culpa Él quitó, mi culpa Él quitó Y siempre mi alma guardará. “Soy feliz” yo canto por doquier, “Mi culpa Él quitó”. No temo ya del mal condenación, Mi culpa Él quitó, mi culpa Él quitó; Mi fuerza es Él en toda tentación, Mi culpa Él quitó. El peso de mis faltas grave fue, Mi culpa Él quitó, mi culpa Él quitó; Y libre ya camino por doquier, Mi culpa Él quitó.

INVITACIÓN A LA ORACIÓN DE CONFESIÓN DE PECADOS:

Ministro: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”. Oremos así: ORACIÓN COMUNAL DE CONFESIÓN DE PECADOS: Todos: Soberano Dios y Padre nuestro, reconociendo nuestra incapacidad para cumplir tu ley, venimos ante Ti en sincera confesión de pecados. Reconocemos, no sólo que hemos incumplido tu ley, sino también que la hemos despreciado. Lo hemos hecho así, cada vez que negamos su vigencia y autoridad sobre nuestra conducta. Hemos pretendido establecer nuestra propia ley, olvidando que Tú eres el Juez de nuestra conciencia y a

Dios, Sí Se Ocupa.

“Oye a tu padre, a aquél que te engendró; y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies.” Libro de los Proverbios 23:22 Un viejo ministro de Nueva Orleans viajó al estado de Ohio para ocupar el púlpito de su hijo, donde había una fuerte nevada. Comenzando su sermón, alguien pensó: ¿Por qué habrán hecho venir hasta acá a este pobre viejo, en una noche tan fría y con tanta nieve? Sin embargo, luego de haberlo escuchado predicar, dijo así, en sentido figurado: “No importa tener nieve en el techo, si en el interior hay buen fuego”. ¿No les parece a ustedes maravillosa esta historia? ¿No creen ustedes que la misma retrata muy bien la manera en que mucha gente joven trata a sus mayores? Debemo

El Catecismo Mayor

P. 123. ¿Cuál es el quinto mandamiento? R. El quinto mandamiento es “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da”. El Catecismo Mayor de Westminster (Pregunta 123)

La influencia de la madre

Es la mujer madre la que mayor influencia ejerce en el mundo. A ella ha sido dado por Dios el bendito privilegio de moldear el corazón de sus hijos, educar su carácter, guiar su vida, haciendo de él lo que ella quiere que sea. La madre de Lamartine fue una mujer de profundo espíritu religioso, de gran ternura, que continuamente se ocupaba y preocupaba del porvenir de sus hijos; y el gran poeta francés fue, por la influencia de su madre, hombre religioso, de gran ternura, un hombre eminente tanto por su carácter como por su brillante inteligencia. La madre de Lord Byron fue una mujer frívola, de poco espíritu religioso, que se burlaba de todo, hasta de la cojera de su propio hijo; y el poeta

Fe De Las Madres

Fe de las madres en el Señor que trae seguro galardón; Arde cual llama en el altar, de Dios precioso y rico don. Hoy por su fe y constante amor, Padre, te damos todo honor. Fe de las madres que trae poder de ver con clara y fiel visión; Es pura, noble y fuerte fe que llena el mundo de canción. Oh Padre, ayúdanos a andar en su camino ejemplar. Fe de las madres trae bendición, produce gran felicidad, Disipa sombras como el sol que brilla en densa oscuridad. Hoy, Padre con sus hijos sé; danos también triunfante fe.A

LETANÍA DE GRATITUD POR NUESTRAS MADRES:

Ministro: Hoy, conmemoramos el Día de las Madres. Es justo que en una ocasión ésta, demos gracias a Dios por la dádiva de nuestras madres. ORACIÓN CONGREGACIONAL: Min.: Por nuestras madres, seres de amor, que esforzadamente han guiado nuestros pasos, sin temor a los más grandes retos... Con.: Te damos gracias, Señor. Min.: Por los bellos sentimientos maternos, superiores a todo ideal; que siempre nos han hablado de abnegación, sin otro interés que hacernos hombres y mujeres de bien... Con.: Te damos gracias, Señor. Min.: Porque sabemos que nuestras madres ausentes, no pueden ser vencidas por el tiempo ni la distancia… Con.: Te damos gracias, Señor. Min.: Porque aquellas que

Una Norma

“Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.2 Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.” Evangelio según Lucas 11:1-2 Un rabino judío narró, en cierta ocasión, la siguiente historia: Un hombre se encontraba perdido en un bosque, desde hacía varios días. Finalmente, divisó en la distancia a otro hombre que se acercaba a él. Su corazón palpitó de emoción, y se dijo a sí mismo: Ahora, por fin voy a encontrar la manera de salir de este bosque.

El Catecismo Mayor

P. 186. ¿Qué norma nos ha dado Dios para guiarnos en el deber de orar? R. Toda la Palabra de Dios es útil para guiarnos en el deber de orar, pero la norma especial que nos guía es aquella forma de oración que Cristo el Salvador enseñó a sus discípulos, la cual se denomina comúnmente “el Padre Nuestro”. P. 187. ¿Cómo debe usarse el Padre Nuestro? R. “El Padre Nuestro” no sólo debe guiarnos como un modelo según el cual debemos hacer otras oraciones, sino que también debe usarse como una oración que debe hacerse con entendimiento, fe, reverencia y otras gracias necesarias para el correcto cumplimiento del deber de orar. P. 188. ¿Cuántas partes tiene el Padre Nuestro? R. El Padre Nuestro tiene t

LEVANTARSE TEMPRANO A ORAR

Abraham se levantó muy de mañana para estar delante de Jehová (Gén. 19:27). Moisés se levantó temprano para dar un mensaje a Faraón (Éxodo 8:20) y volvió a hacerlo en otra ocasión para elegir un altar a Dios (Éxodo 24:4). Moisés fue muy temprano para encontrarse con Dios en el Sinaí (Éxodo 34:4). Josué se levantó muy de mañana para dirigir a Israel en el cruce del Jordán (Jos. 3:1) y lo mismo hizo para tomar Jericó (Jos. 6:12) y Hai (Jos.8: 10). Gedeón se levantó muy de mañana para examinar el vellón (Jue.6: 38). Elcana y Ana se levantaron de madrugada para adorar a Dios (1 Sam. 1:19). Samuel se levantó temprano para encontrarse con Saúl (1 Sam. 15:20). David se levantó pronto en la mañan

Sólo A Ti, Dios Y Señor

Sólo a Ti, Dios y Señor, adoramos, adoramos, Y la gloria y el honor tributamos, tributamos: Sólo a Cristo, nuestra luz, acudimos, acudimos, Por su muerte en la cruz revivimos, revivimos. Un Espíritu, no más, nos gobierna, nos gobierna, Y con Él, Señor nos das paz eterna, paz eterna; Él es fuego celestial, cuya llama, cuya llama En amor angelical nos inflama, nos inflama. Disfrutamos tu favor solamente, solamente Por Jesús, fuente de amor permanente, permanente; Sólo Él nos libertó de la muerte, de la muerte, Sólo Él se declaró nuestro fuerte, nuestro fuerte. Sólo Tú, oh Creador, Dios eterno, Dios eterno, Nos libraste del furor del infierno, del infierno Y por esto con placer proclamamos, pro

INVITACIÓN A LA ORACIÓN DE CONFESIÓN DE PECADOS:

Min.: Acerquémonos con humildad y reverencia a nuestro Dios y Señor para vaciar ante su presencia las cuitas de nuestros corazones: ORACIÓN CONGREGACIONAL: Min: Señor y Padre nuestro, por el privilegio de estar ante tu presencia… Con: Te damos gracias, Padre nuestro. Min: Por haber olvidado que para orar correctamente, necesitamos buscar ser instruidos por Ti... Con: Perdónanos, Padre nuestro. Min: Por nuestra incapacidad para aceptar nuestra ignorancia a la hora de hablar contigo… Con: Perdónanos, Padre nuestro. Min.: Por las veces en las que hemos simplificado el vital medio de gracia, que es la oración… Con.: Perdónanos, Padre nuestro. M

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)