El Catecismo Mayor

P. 183. ¿Por quiénes debemos orar ? R. Debemos orar por toda la iglesia de Cristo en la tierra; por los magistrados y por los ministros; por nosotros mismos, por nuestros hermanos y también por nuestros enemigos; por toda clase de hombres que viven y por los que vivirán en el futuro, pero de ninguna manera por los muertos, ni por aquellos de quienes sabemos que han cometido el pecado de muerte. El Catecismo Mayor de Westminster (Pregunta 183)

Orar es trabajar

Un pastor visitaba una anciana que era miembro de su congregación. Dicha anciana había estado inválida durante mucho tiempo. -Lamento mucho haber llegado a esta hora- le dijo; -pero he tenido que recorrer todo el pueblo antes de venir. -Yo también, señor pastor, acabo de recorrer todo el pueblo. -dijo la anciana. -¿Cómo es posible? Usted no puede moverse de la cama. ¡Ah! -contestó la viejecita; -mi alma no está atada a la cama, y así todos los días recorro el pueblo con mis oraciones por cada uno de los que allí viven, sin moverme de aquí. Lecturas domingo, 24 de marzo 1 Timoteo 2:1-7 lunes, 25 de marzo Colosenses 4:1-6 martes, 26 de marz

Siempre Orad

Siempre orad, pues pronto viene Cristo, Guardad bien tu corazón; Lo que tienes, retenedlo firme, Y tendrás tu galardón. Coro: “Siempre orad” nos manda Cristo “Y velad en oración”. No tardara, vendrá a llevarnos A su celestial mansión. Siempre orad, que si hoy viniera Cristo Te halle firme en ruda lid, Con la espada de verdad empleada, Fiel por nuestro adalid. Siempre orad, vivid aquí velando, Es mandato del Señor; A los suyos prometió la ayuda Del gran, fiel Consolador. Siempre orad, con celo y constancia En Jesús tu fe poned Imitad de Cristo el bello ejemplo, Paz y gozo así tened.

INVITACIÓN A PROCLAMAR LA FE DE LA IGLESIA:

Min: De tiempo en tiempo, la Iglesia del Señor, aquella comprada con Su sangre, ha dejado saber cuáles son sus principios de fe, frente a los vaivenes del tiempo y a los intentos del maligno por destruir la obra de Dios. Cada vez que así lo hace, reafirma su fe, vuelve a comprometerse con su Señor y pregona ante el mundo que ella se sostiene y vive por el poder de Dios y la bendita gracia de su único y suficiente Salvador. Vengamos, pues, y proclamemos juntos lo que creemos con respecto al medio de gracia que es la oración. PROCLAMACIÓN DE LA FE DE LA IGLESIA: "Así que por medio de la oración logramos llegar hasta aquellas riquezas que Dios tiene depositadas en Sí mismo. Porque ella es una e

El Catecismo Mayor

P. 182. ¿Cómo nos ayuda a orar el Espíritu Santo? R. No sabiendo nosotros cómo orar como debemos, el Espíritu Santo ayuda a nuestras debilidades, capacitándonos para entender tanto por qué, en quién y cómo debe hacerse la oración; y obrando y vivificando en nuestros corazones (aunque no en la misma medida en todas las personas ni en todo tiempo) la percepción, el sentimiento y aquellas gracias que son requisitos para el correcto cumplimiento del deber de orar. El Catecismo Mayor de Westminster (Pregunta 182)

Oraciones Inconsecuentes

Un Padre dio gracias por los alimentos, como solía hacerlo. Con un lenguaje piadoso agradeció a Dios su provisión y generosidad. Pero cuando comenzó a comer se quejó de la calidad y de cómo estaban preparados. Su hija adolescente la interrumpió: -Papá, ¿Crees que Dios ha escuchado tu oración? -Desde luego -replicó él confiado. -¿Y crees que ha oído también tus quejas acerca de los alimentos? -insistió ella. -¡Pues claro que si! -contestó con vehemencia. -Entonces, ¿Cuál de las dos cosas se ha creído Dios? Su rostro enrojecido reveló que la atinada pregunta de su hija le había llegado al corazón. Muchas veces nuestras oraciones no son otra cosa que puro parloteo. Decimos palabras bonitas que

Abre mis ojos a la luz

Abre mis ojos a la luz, tu rostro quiero ver, Jesús Pon en mi corazón tu bondad, y dame paz y santidad. Humildemente acudo a Ti, porque tu tierna voz oí; Mi guía sé, Espíritu Consolador. Abre mi oído a tu verdad, yo quiero oír con claridad Bellas palabras de dulce amor, oh, mi bendito Salvador. Consagro a Ti mi frágil ser, tu voluntad yo quiero hacer; Llena mi ser, Espíritu Consolador. Abre mis labios para hablar, y a todo el mundo proclamar Que Tú viniste a rescatar, al más perdido pecador. La mies es mucha, oh Señor, obreros faltan de valor; Heme aquí, Espíritu Consolador. Abre mi mente para ver, más de tu amor y gran poder; Dame tu gracia para triunfar, y hazme en la lucha vencedor. Sé Tú

ORACIÓN DE CONFESIÓN DE PECADOS:

Dir.: Dios de toda gracia y verdad, en Ti se encuentra el manantial de la vida; pero nosotros hemos acudido a saciar nuestra sed a cisternas rotas, que no retienen agua. Con.: ¡Perdónanos, oh Dios! Dir: Tú, en la persona de tu Hijo, te nos has ofrecido como el camino, y la verdad, y la vida; pero nosotros hemos optado por seguir atajos, hemos cambiado la verdad por mentira, y hemos aceptado sendas de muerte como si fueran sendas de vida. Con.: ¡Perdónanos, oh Señor! Dir.: Te pedimos que nos perdones por haber considerado cualquier otra opción para obtener acceso a Ti, que no sea la persona de tu amante y unigénito Hijo, Redentor nuestro. Todos: ¡Perdónanos, Padre amante! Por

¿Licencia Para Pedir?

“Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, Yo lo haré.” Evangelio según San Juan 14:13-14 Hace muchos años compartí con ustedes lo que entiendo que es una de las maneras más sencillas de ilustrar lo que significa pedir en el nombre de Jesús. Cuando yo era, apenas un jovencito, tenía la tarea delegada por mi padre de ir al colmado para buscar maíz y purina para las gallinas ponedoras que mi papá criaba. Recuerdo que en cierta ocasión ordenaba el maíz y la purina acostumbrada; la cual el dueño del colmado le anotaba en una cuenta a mi padre. Ese día, luego de pedir que me despacharan la orden, fijé mi a

El Catecismo Mayor

P. 180. ¿Qué significa orar en el nombre de Cristo? R. Orar en el nombre de Cristo significa, en obediencia a su mandamiento y confiando en sus promesas, implorar por misericordia en base a sus méritos; no por hacer una simple mención de su nombre, sino mas bien obteniendo de Cristo y su mediación, nuestro estímulo, nuestra fuerza y nuestra fortaleza y esperanza para orar, P. 181. ¿Por qué debemos orar en el nombre de Cristo? R. Debemos orar solamente en el nombre de Cristo, porque no podemos acceder a la presencia de Dios sin un mediador, lo cual se debe a que el hombre está enormemente distanciado de Dios debido a su pecaminosidad; además porque no hay en el cielo o en la tierra ningún otr

Sobre La Cuaresma

Hoy celebramos el primer domingo de la temporada de Cuaresma. Pero, ¿qué es la Cuaresma? La Cuaresma comprende los cuarenta días previos a la celebración de la Resurrección de nuestro Señor. Sin embargo, si usted calcula desde el miércoles de Ceniza hasta la Resurrección habrá sumado cuarenta y siete días y no cuarenta. Lo que sucede es que los siete domingos entre esos días no se cuentan, y la razón para ello es que en la temporada de Cuaresma, en la cual la nota dominante es el arrepentimiento y la penitencia, los domingos se consideran días de celebración. Por otro lado, durante la Cuaresma, la iglesia antigua invitaba a los nuevos creyentes a la reflexión, al estudio, a la oración y a la

Oración

La comunión con Dios es la única necesidad del alma, superior a todas las demás necesidades. La oración es el principio de esa comunión. George MacDonald estaba ciertamente en lo correcto. Tenemos una gran necesidad de Dios y la oración la satisface. Piense en ello de esta manera: nuestras vidas son como placas fotográficas, y la oración es el tiempo de exposición a Dios. Al exponernos a Dios durante media hora, una hora, quizá dos horas al día; su imagen se imprime más y más sobre nosotros. Absorbemos más y más la imagen de su carácter, su amor, su sabiduría, su manera de tratar la vida y a las personas. Como siervos de Cristo eso es lo que necesitamos y es lo que recibimos de Él. Juntament

Sólo A Ti, Dios Y Señor

Solo a Ti, Dios y Señor, adoramos, adoramos, Y la gloria y el honor tributamos, tributamos: Sólo a Cristo, nuestra luz, acudimos, acudimos, Por su muerte en la cruz revivimos, revivimos. Un Espíritu, no más, nos gobierna, nos gobierna, Y con Él, Señor nos das paz eterna, paz eterna; Él es fuego celestial, cuya llama, cuya llama En amor angelical nos inflama, nos inflama. Disfrutamos tu favor solamente, solamente Por Jesús, fuente de amor permanente, permanente; Sólo Él nos libertó de la muerte, de la muerte, Sólo Él se declaró nuestro fuerte, nuestro fuerte. Solo Tú, oh Creador, Dios eterno, Dios eterno, Nos libraste del furor del infierno, del infierno Y por esto con placer proclamamos, pro

INVITACIÓN A LA ORACIÓN CONGREGACIONAL:

Min.: Hoy celebramos el primer domingo del período cuaresmal; tiempo que nos invita a la reflexión y al estudio. Pero junto con ello, celebramos el mes de la oración. De modo que la invitación para el pueblo de Dios es a prestar atención a la importancia que tuvo la oración en la vida de nuestro Señor, y también a aprender a pedir en su nombre de manera apropiada y digna de nuestra profesión de fe. Por eso les invitamos a orar así: ORACIÓN COMUNAL DE CONFESIÓN DE PECADOS: * Buen Dios y Padre nuestro, gracias por la hermosa época de la Cuaresma, en la cual nos invitas a detenernos en preparación para celebrar dignamente la Semana Mayor. * En días como estos, tratamos de hacer

Audiencia Con El Padre Nuestro

“Los ojos de Jehová están sobre los justos, y atentos sus oídos al clamor de ellos.” Libro de los Salmos 34:15 Se cuenta la historia de un viejo escocés que estando gravemente enfermo, su familia decidió llamar al Pastor para que viniese a orar con él. Cuando éste entró a la habitación del hospital, se sentó en una silla que estaba al costado de la cama, y al percatarse de que al otro lado había una silla vacía, le comentó así al viejo escocés, mientras apuntaba a la otra silla: “Donald, me doy cuenta de que no soy la primera persona que viene a visitarte hoy”. Entonces, Donald le contestó: “Pastor, le voy a contar la historia de esa silla. Hace muchos años luchaba con mi dificultad para pod

El Catecismo Mayor

P. 178. ¿Qué es la oración? R. La oración es un ofrecimiento de nuestros deseos a Dios, en el nombre de Cristo, por la ayuda del Espíritu Santo, con confesión de nuestros pecados y reconocimiento agradecido de sus misericordias. P. 179. ¿Debemos orar solamente a Dios? R. Siendo Dios el único capaz de escudriñar los corazones, de escuchar las peticiones, de perdonar los pecados y de satisfacer los deseos de todos; y el único en quien debe creerse y ser adorado con adoración religiosa; la oración, la cual es una parte especial de la adoración, debe ser hecha por todos únicamente a Él, y a ninguno otro. El Catecismo Mayor de Westminster (Preguntas 178 y 179)

Mirad los lirios del campo, cómo crecen. Mateo 6:28

Un monje de los tiempos pasados dijo: “Necesito aceite”, así que plantó un renuevo. Oró y en su oración pidió: “Señor, para que sus tiernas raíces puedan nutrirse y desarrollarse necesitan lluvia. Envía lloviznas apacibles”. Y el Señor envió lluvia. “Señor”, oró el monje, “mi olivo necesita sol. Te ruego que lo envíes”. Y el sol resplandeció y pintó de oro las nubes goteantes. “Ahora, Señor, envía una helada para que se afirmen sus tejidos”, suplicó el monje. La helada vino y el arbolito estuvo resplandeciendo con el color de la nieve, pero por la noche esto la costó la vida. El monje buscó en una celda a uno de los hermanos de la comunidad y le contó la experiencia tan rara que había tenido

Dulce Oración

Dulce oración, dulce oración, de toda influencia mundanal Elevas tú mi corazón al tierno Padre celestial. ¡Oh cuántas veces tuve en ti auxilio en ruda tentación! ¡Y cuántos bienes recibí mediante ti, dulce oración! Dulce oración, dulce oración, al trono excelso de bondad Tú llevarás mi petición a Dios que escucha con piedad. Por fe espero recibir la gran divina bendición, Y siempre a mi Señor servir por tu virtud, dulce oración, Dulce oración, dulce oración, que aliento y gozo al alma das, En esta tierra de aflicción consuelo siempre me serás, Hasta el momento en que veré las puertas francas de Sion, Entonces me despediré feliz, de ti, dulce oración.

INVITACIÓN A LA ORACIÓN DE CONFESIÓN:

Ministro: Oíd la declaración del salmista inspirado, cuando relata su experiencia del reconocimiento de su culpa, arrepentimiento, confesión y perdón de Dios. “Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová; y Tú perdonaste la maldad de mi pecado”. ORACIÓN COMUNAL DE CONFESIÓN DE PECADOS: Min.: Padre, agradecidos por el privilegio de haber escuchado tu voz invitándonos a presentarnos ante Ti para confesarte nuestros pecados… Con.: Venimos con corazones sinceros, humillados y arrepentidos. Min.: Hemos pecado contra Ti, contra tu honor, contra tu nombre y contra todo lo que representa tu perfecta santidad. Con.: Tú, ante quien están al d

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)