Tiempo Oportuno

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Tiempo de nacer, y tiempo de morir.” Libro de Eclesiastés 3:1-2a En la noche de hoy nos corresponde recordar a una persona única. Puedo recordar muy bien las muchas ocasiones en las platicamos sobre los detalles relacionados a su Servicio Memorial. En su rol de diaconisa y como fiel miembro de nuestra congregación, participó de muchos de estos Servicios. Recuerdo que me decía: “Pastor Rivera, cuando yo me muera no quiero que la gente esté triste. Yo voy a dejar todo escrito, y me hace el favor de cantarme el himno: “El que Habita Al Abrigo De Dios”. Recuerdo que la primera vez que hablamos sobre el asunto, le cont

El Catecismo Mayor

P. 175. ¿Cuál es el deber de los cristianos después de haber recibido el sacramento de la Santa Cena ? R. El deber de los cristianos después de haber recibido el sacramento de la Santa Cena, es considerar seriamente cómo se han comportado durante la administración de dicho sacramento y con qué resultado; si han encontrado avivamiento y consuelo, bendecir a Dios, rogar por la continuidad de ello, velar contra las recaídas, cumplir sus votos, y animarse a una frecuente asistencia a la Santa Cena: pero si no encuentran ningún beneficio inmediato deben revisar más escrupulosamente, su preparación para el sacramento, y la forma como se han comportado durante la administración de él; en ambos caso

Vernos a nosotros mismos

Antes de que se inventaran los espejos o las superficies pulidas, las pesonas rara vez se veían a sí mismas. Una de las únicas maneras de hacerlo era reflejándose en pozos de agua o en ríos calmos. Sin embargo, los espejos cambiaron todo. Más tarde, la invensión de las cámaras fotográficas otorgó una dimensión completamente nueva al aspecto exterior. Ahora, tenemos imágenes nuestras de un determinado momento, que nos acompañan durante toda la vida. Pero todo esto puede llegar a perjudicar nuestro bienestar espiritual, al preocuparnos más por la apariencia y dejar de lado nuestro interior. Analizarnos interiormente es fundamental para una vida espiritual saludable. Esto es tan importante que

Brilla En Tu Lugar

Nunca esperes el momento de una grande acción, Ni que pueda lejos ir tu luz; De la vida a los pequeños actos da atención, Brilla el sitio donde estés. Coro Brilla en el sitio donde estés, Brilla en el sitio donde estés, Puedes con tu luz algún perdido rescatar, Brilla en el sitio donde estés. Puedes en tu cielo alguna nube disipar, Haz a un lado tu egoísmo cruel: Aunque sólo un corazón pudieras consolar Brilla el cielo donde estés. Puede tu talento alguna cosa descubrir Do tu luz podrá resplandecer; De tu mano el plan de vida puede aquí venir; Brilla el sitio donde estés.

INVITACIÓN A LA CONFESIÓN DE PECADOS:

Hoy, como cada primer día de la semana, hemos sido convocados y traídos hasta este lugar por la soberana gracia de Dios. Él nos ha traído para que le adoremos. Y parte de nuestra adoración consiste en presentarnos ante su trono para confesarle nuestras faltas y pecados. Vengamos, pues, humillados y con corazones sinceros. Él prometió compadecerse de los suyos. Oremos juntos así. CONFESIÓN COMUNAL DE PECADOS: Soberano Creador y Sustentador nuestro, nos acercamos a Ti, gracias a este maravilloso medio de gracia que es la oración. En esta ocasión, venimos ante Ti para traerte nuestra comunal confesión de pecados. Nos escogiste desde antes de la fundación del mundo para venir a formar parte del

Con Temor Y Reverencia

“Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; porque nuestro Dios es fuego consumidor.” Epístola a los Hebreos 12:28-29 En mayo de 1507, tras completar su primer año de noviciado, Martín Lutero estaba listo para oficiar su primer servicio de Comunión. La Misa comenzó. Lutero se paró frente al altar y recitó la parte inicial del oficio sin dificultad. Pero, de pronto llegó a las palabras: “Te ofrecemos a Ti, el Dios vivo, verdadero y eterno…” La idea de que él, un pecador, se atreviera a aproximarse al Dios santo, era sencillamente demasiado. En sus adentros pensó: “¿Cómo voy yo a interpelar a Dios,

El Catecismo Mayor

P. 174. ¿Qué se exige de los que reciben el sacramento de la Santa Cena en el momento de su administración? R. Durante la administración de la Santa Cena, se exige de quienes la reciben, que con toda atención y santa reverencia esperen en Dios en esta ordenanza; que observen con diligencia los elementos y las acciones sacramentales; que con sumo cuidado disciernan el cuerpo del Señor, y con ternura mediten en su muerte y sufrimientos, y de este modo sean movidos a un vigoroso ejercicio de sus gracias; que se juzguen a sí mismos y se entristezcan por sus pecados; que haya en ellos un sentir ferviente de hambre y sed de Cristo, alimentándose de Él por fe, recibiendo de su plenitud, confiando e

Recordatorios de Dios

Un amigo mío se refiere a Jesús como “el Grann Recordador”; y está bien, porque somos muy propensos a dudar y olvidar. Por más que Jesús suplía con frecuencia las necesidades de quienes acudían a Él, sus discípulos temían que pudiera faltarles algo. A pesar de presenciar milagros, no entendieron el concepto más profundo que el Señor quería que recordaran. Una vez mientras cruzaban el mar de Galilea, se dieron cuenta de que no habían llevado pan. Al escucharlos hablar del tema, Jesús les preguntó: ¿No entendéis ni comprendéis? [...] ¿Teniendo ojos no veis, y teniendo oídos no oís? ¿Y no recordáis? (Marcos 8:17-18). Entonces, les recordó que, cuando alimentó a 5,000 personas, habían sobrado do

Lo Mortal Está En Silencio

Lo mortal esté en silencio y se acalle con temor: Nada humano considere, pues con bendición y amor Cristo, nuestro Dios, desciende exigiendo todo honor. Rey de reyes que en lo antiguo vino al mundo a morar Y en humana vestidura, sí, de carne y sangre, a andar, Ha de darse a los fieles, a Sí mismo por manjar. Van las huestes celestiales su vanguardia a desplegar, Y la Luz de luz desciende de aquel reino eternal; El poder del mal ahuyenta, las tinieblas al clarear. A sus pies los serafines, sus vigilias al guardar, Cúbrense de la presencia sin dejar de aclamar: “Aleluya, aleluya, aleluya, Rey sin par”.

INVITACIÓN A LA AFIRMACIÓN DE FE CONGREGACIONAL:

Min.: En este día del Señor, cuando apartamos tiempo para reflexionar sobre el temor y la reverencia que le debemos a Dios, le invitamos a afirmar la fe histórica de la Iglesia. AFIRMACIÓN DE FE CONGREGACIONAL ALTERNADA: Min.: “Confesamos y reconocemos a un solo Dios, a quien sólo debemos allegarnos, a quien sólo debemos servir, a quien sólo debemos adorar y en quien sólo debemos confiar. Un Dios quien es eterno, infinito, inconmensurable, incomprensible, omnipotente, invisible; uno en sustancia y sin embargo distinto en tres personas, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Con.: Por quien confesamos y creemos haber sido creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, visibles e

Dignamente

“De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa.” 1ra Epístola a los Corintios 11:27-28 En cierta ocasión un policía detuvo al conductor de un automóvil. Se bajó de la patrulla y le pidió la licencia de conducir y la licencia del vehículo. Las estuvo examinando con mucho detenimiento y luego se acercó al conductor, al cual miró fijamente a los ojos. Éste último, le preguntó entonces al oficial la razón por la cual lo estaba deteniendo. El oficial policíaco le contestó: “Usted venía conduciendo tan y tan correctamente, que

El Catecismo Mayor

P. 173. ¿Puede prohibírsele la Santa Cena a alguien que profesa la fe y desea venir a ella? R. Quienes son hallados ignorantes y escandalosos, a pesar de su profesión de fe y de su deseo de venir a la Santa Cena, pueden y deben ser apartados de participar de esta sacramento, por el poder que Cristo ha dado a su iglesia, hasta que reciban instrucción y demuestren que se han reformado. El Catecismo Mayor de Westminster (Pregunta 173)

Recordando un compromiso serio.

¿Recuerdas el ejemplo del anillo de bodas? Su propósito es el de recordarnos, no sólo a los que lo portan, sino a todos, el compromiso de por vida que dos personas han realizado ante Dios. La Cena del Señor tiene el mismo objetivo: recordarnos el nuevo pacto que Dios tiene con nosotros a través de la sangre de su Hio Jesús que fue derramada en la cruz. Nuestro problema es que menospreciamos a Jesús, su majestad y su regalo de salvación. Dios nos ha dicho cómo quiere que lo recordemos como un solo cuerpo, y le recordemos al mundo su sacrificio capaz de salvarnos de nuestros pecados. Pablo terminando su explicación sobre la Cena del Señor nos habla sobre los peligros de tomar esta Cena de mane

Sólo en Jesús

Sólo en Jesús está mi fe, mi esperanza y mi canción, Piedra Angular, firme sostén, inconmovible en la aflicción; Cuán grande amor, inmensa paz, en el temor o adversidad, Consolador, Amigo Fiel, yo en su amor me sostendré. Sólo en Jesús, Hijo de Dios, quien se humilló por nuestro bien, Cordero de mi salvación, por este mundo herido fue. En una cruz fue a morir y Dios mostró su gracia allí, Pues mi pecado Él llevó, en su aflicción vida me dio. En un sepulcro Él yació, el cuerpo inerte del Señor. Mas el tercer día llegó, resucitó en gloriosa luz. Y al triunfar sobre el mal, perdió el pecado potestad. De Él suyo soy, Él mío es, pues con su sangre me compró. Desde al nacer hasta el morir sea el p

INVITACIÓN A LA ORACIÓN DE CONFESIÓN:

Ministro: Oíd la invitación que, en el nombre del Señor, hoy se nos hace. “Venid luego, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fuesen como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana”. ORACIÓN COMUNAL DE CONFESIÓN DE PECADOS: Todos: Padre, acudimos a tu presencia para confesarte nuestros delitos y pecados, porque hemos oído tu voz invitándonos a así hacerlo. Como dice tu bendita Palabra: Fuimos extranjeros y advenedizos. Antes estábamos sin Cristo, vivíamos alejados de la ciudadanía de Israel, ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. Pero ahora, nos has convertido en linaje escogido, real sacer

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)