Viva y Eficaz

“Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”. Epístola a los Hebreos 4:12 Hace un poco más de tres años prediqué un sermón titulado: Eficaz. En aquella ocasión nos referíamos a la trascendental y divina acción del Espíritu Santo de Dios, cuando regenera el corazón de piedra (espiritualmente insensible) del ser humano y lo convierte en un corazón de carne (espiritualmente sensible). Ese mismo Espíritu Santo utiliza un “agente” muy particular para lograr el mismo y otros propósitos en el ser humano. Ese “agente” es

El Catecismo Mayor

P. 155. ¿Cómo es hecha eficaz la Palabra para salvación? R. El Espíritu de Dios hace que la lectura y especialmente la predicación de la Palabra sean medios eficaces de iluminar, convencer y humillar a los pecadores; sacar a los pecadores de su ensimismamiento y conducirlos a Cristo; conformar a los pecadores a la imagen de Cristo, y someterlos a su voluntad; fortalecer a los pecadores contra las tentaciones y corrupciones, edificar a los pecadores en gracia, y afirmar sus corazones en santidad y consuelo, mediante la fe, para salvación. El Catecismo Mayor de Westminster (Pregunta 155)

Viuda trabajadora que llega a ser ganadora de almas

El ministro había predicado un sermón muy impresionante acerca del trabajo de ganar almas. Después de esto una mujer se le acercó y le dijo: “Yo soy una pobre viuda, tengo varios niños, y tengo que trabajar tejiendo desde muy temprano por la mañana hasta muy noche. ¿Qué tiempo me queda para ganar almas?” El pastor la miró bondadosamente, y le dijo: “¿Quién le trae la leche?” Ella contestó, “el lechero.” El pastor preguntó: “¿Quién le trae el pan?” Ella respondió: “el panadero.” El pastor, sonriente, la miró y le dijo: “Hermana, que Dios le ayude.” La mujer se fue a su casa, y como ya era de noche se acostó; pero no pudo dormir ni olvidar las palabras de su pastor, y estuvo pensando en su deb

Bellas Palabras De Vida

Oh, cantádmelas otra vez, Bellas palabras de vida; Hallo en ellas mi gozo y luz, Bellas palabras de vida, Sí, de luz y vida Son sostén y guía. Coro: ¡Qué bellas son, qué bellas son! Bellas palabras de vida. ¡Qué bellas son, qué bellas son! Bellas palabras de vida. Jesucristo a todos da Bellas palabras de vida. Oye su dulce voz, mortal, Bellas palabras de vida. Bondadoso te salva, Y al cielo te llama. Grato el cántico sonará, Bellas palabras de vida; Tus pecados perdonará, Bellas palabras de vida. Sí, de luz y vida Son sostén y guía

INIVITACIÓN A LA AFIRMACIÓN DE LA FE DE LA IGLESIA:

Min.: Sabemos que sólo en Dios encontramos la verdad última y definitiva. Por tal razón, le invitamos a confesar la Fe tradicional de la Iglesia con respecto a las Sagradas Escrituras: AFIRMACIÓN DE LA FE HISTÓRICA DE LA IGLESIA: Min.: La autoridad de las Sagradas Escrituras, por la cual deben ser creídas y obedecidas, no depende del testimonio de ningún ser humano o iglesia, sino enteramente de Dios (quien es la verdad en Sí mismo), el autor de ellas, y por lo tanto deben ser recibidas porque son la Palabra de Dios. Con.: El testimonio de la Iglesia puede movernos e inducirnos a tener una estimación alta y reverencial por las Escrituras. Así mismo, constituyen argumentos por

Signos Externos De Una Obra Interna

“Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.” Libro de Los Hechos de Los Apóstoles 2:41-42 ¿Qué es un signo? La palabra signo viene del griego semeion, y se refiere a una señal, marca o prenda. Se utiliza para referirse a los milagros o señales, como signos de autoridad divina. Pero, también se utiliza para referirse al saludo paulino, al final de cada carta suya; la cual se interpreta como su marca, firma o signo distintivo. Tomando esto como punto de partida, podemos concluir que un signo constituye una marca o señal distintiva de una autoridad o person

El Catecismo Mayor

P. 154. ¿Cuáles son los medios externos por medio de los cuales Cristo comunica los beneficios de su mediación? R. Los medios externos y ordinarios, por medio de los cuales Cristo comunica a su Iglesia los beneficios de su mediación, son: todas sus ordenanzas, especialmente la Palabra, los sacramentos y la oración, todos los cuales son hechos eficaces en los elegidos para su salvación. El Catecismo Mayor de Westminster (Pregunta 154)

Oración

La comunión con Dios es la única necesidad del alma, superior a todas las demás necesidades; la oración es el principio de esa comunión. George MacDonald estaba ciertamente en lo correcto. Tenemos una gran necesidad de Dios y la oración la satisface. Piense en ello de esta manera: nuestras vidas son como placas fotográficas, y la oración es el tiempo de exposición a Dios. Al exponernos a Dios durante media hora, una hora, quizá dos horas al día; su imagen se imprime más y más sobre nosotros. Absorbemos más y más la imagen de su carácter, su amor, su sabiduría, su manera de tratar la vida y a las personas. Como siervos de Cristo eso es lo que necesitamos y es lo que recibimos de Él. Juntament

Dios Descendió.

Día tan grande no puedo olvidar, Día de gloria sin par, Cuando en tinieblas la verme andar Vino a salvarme el Señor; Gran compasión tuvo Cristo de mí, De gozo y paz me llenó; Quitó las sombras, oh gloria a su nombre, La noche en día cambió. Coro: Dios descendió y de gloria me llenó, Cuando Jesús por gracia me salvó; Fui ciego, me hizo ver y en Él renacer. Dios descendió y de gloria me llenó. Nací de nuevo en virtud de Jesús, A la familia de Dios, Justificado por Cristo el Señor Gozo la gran redención; Bendito sea mi Padre y Dios Cuando al traerme con fe, Fui adoptado por Cristo el amado, Loores por siempre daré. Tengo esperanza de gloria eternal, Me regocijo en Jesús; Me ha preparado un bel

INVITACIÓN A LA AFIRMACIÓN DE LA FE DE LA IGLESIA:

Min.: Afirmemos hoy la fe de la Iglesia con respecto a los medios, a través de los cuales Dios nos ministra los beneficios de la obra mediadora de nuestro Redentor y Señor Jesucristo. AFIRMACIÓN DE FE SOBRE LOS MEDIOS DE GRACIA: Min.: ¿Has sido el pacto de la gracia administrado siempre de la misma manera? Con.: El pacto de la gracia no ha sido siempre administrado de la misma manera, sino que las administraciones del mismo bajo el Antiguo Testamento fueron diferentes a las del Nuevo. Min.: ¿Cómo se administró el pacto de la gracia bajo el Antiguo Testamento? Con.: El pacto de la gracia se administró bajo el Antiguo Testamento por promesas, profecías, sacrificios, la Circuncisi

¿Qué Jesús no habló De Eso?

“El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.” Evangelio según San Marcos 1:15 Recuerdo que cuando estábamos en medio de nuestro proceso de éxodo, cierto Pastor de la PCUSA compartió el siguiente pensamiento en las redes sociales: “Me parece que en ninguno de los evangelios se cita a Jesús requiriendo que le recibamos a Él como nuestro Salvador personal”. Un par de sus compañeros asintieron con él, dejando saber que tal concepción constituye un invento de la Iglesia. Recordé esto, al escuchar recientemente a otro Pastor decir que Jesús es nuestro gran ejemplo; y que siguiendo su ejemplo alcanzaríamos la vida eterna. ¿De dónde surge todo e

El Arrepentimiento para Vida

“Mediante este arrepentimiento, un pecador, movido no sólo por la visión y sentimiento del peligro, sino también por la inmundicia y odiosidad de sus pecados –ya que son contrarios a la naturaleza santa y justa de la ley de Dios- al comprender la misericordia de Dios en Cristo para con los arrepentidos, se entristece a causa de sus pecados y los aborrece de tal modo que renuncia a ellos y se vuelve hacia Dios, proponiéndose y procurando caminar con Él en todos los caminos de sus mandamientos.* *Confesión de Fe de Westminster (Capítulo XV)

El Catecismo Mayor

P. 153. ¿Qué exige Dios de nosotros para que podamos librarnos de su ira y maldición que merecemos por haber transgredido la ley? R. Para poder librarnos de la ira y maldición de Dios que merecemos por haber transgredido la ley, Dios nos exige arrepentimiento para con Él, y fe en nuestro Señor Jesucristo, y la práctica diligente de los medios externos por medio de los cuales Cristo nos comunica los beneficios de su mediación. El Catecismo Mayor de Westminster (Pregunta 153)

Arrepentimiento.

No sé si les habrá ocurrido a ustedes el ir alguna vez en dirección prohibida por una calle. A mí me pasó una vez, que me metí, inadvertidamente, en dirección contraria por una calle de una sola dirección. Los demás conductores se apartaban y a la vez me llamaban la atención de mil maneras. Lleno de ansiedad buscaba la manera de dar la vuelta. Me daba cuenta que iba en la dirección equivocada y debía cuanto antes cambiar la dirección dando una vuelta de 180 grados, o de lo contrario, iba camino del desastre. El deseo y la decisión de cambiar de dirección en nuestras relaciones con Dios se llama arrepentimiento. Es cuando descubrimos, como el hijo pródigo, que nos hemos equivocado y decidimos

De Mi Tierno Salvador Cantaré

De mi tierno Salvador cantaré el inmenso amor, Gloriaréme en el favor de Jesús; De tinieblas me llamó, de cadenas me libró, De la muerte me salvó mi Jesús. Coro: ¡Mi Jesús! ¡Mi Jesús! ¡Cuán precioso es el nombre de Jesús! Con su sangre me limpió, de su gozo me llenó, De su vida me dotó mi Jesús. ¡Oh, qué triste condición del impío corazón! Me salvó de perdición mi Jesús; Del pecado, el perdón; de la ruina, salvación; Por tristeza bendición dio Jesús. En el mundo al vagar solitario, sin hogar, No sabía que dulce paz da Jesús; Mas las lágrimas de ayer han pasado, y placer Ya comienzo a tener en Jesús. De lo falso a su verdad, de lo inmundo a santidad Ya me trajo la bondad de Jesús; Hechos fuer

Invitación a la Oración de Confesión Comunal de Pecados:

En medio del acceso a tantos estímulos externos; tomemos unos instantes para aquietar nuestras espíritus y hablar con Dios. Oremos: Oración Congregacional de Confesión de Pecados: Min.: Buen Dios, nuestro Padre eterno, por la oportunidad que nos das de hablar contigo en tan grata compañía… Con.: ¡Te damos gracias, Señor! Min.: Por haber optado por buscar dirección, calor, consuelo y fortaleza fuera de Ti… Con.: Perdónanos, Señor. Min.: Por haber olvidado que en las Sagradas Escrituras nos has dejado la única regla de fe y práctica para nosotros… Con.: Perdónanos, Señor. Min.: Por las veces en que hemos prestado atención a las voces del populacho, en lugar de oírte a Ti: la

¿Qué se empató el juego?

“Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” Epístola a los Romanos 6:23 Hace un buen tiempo, escuché por primera vez la expresión: “Se empató el juego”. Recuerdo que estábamos trabajando en un proyecto de la iglesia, cuando llegó al lugar una persona que no esperábamos, pero cuya ayuda resultaba más que bienvenida. Entonces, uno de los muchachos comentó: “Se empató el juego”. Cuando le pregunté qué quiso decir, me contestó: “Que ahora es que esto se puso bueno”. Como me gusta utilizar refranes, decidí investigar un poco acerca del referido refrán. Descubrí, entonces, que el refrán completo reza como sigue: “Se empató el juego en

El Catecismo Mayor

P. 152. ¿Qué es lo que todo pecado merece de parte de Dios? R. Todo pecado, aun el más pequeño, siendo contra la soberanía, bondad y santidad de Dios, y contra su justa ley, merece la ira y la maldición, tanto en esta vida como en la venidera; y no puede ser expiado si no mediante la sangre de Cristo. El Catecismo Mayor de Westminster (Pregunta 152)

Ambos eran ciegos

Una ancianita estaba al borde de la acera, sin atreverse a cruzar aquella calle donde el tráfico era tan intenso. Era una cieguita, y por eso suspiraba porque alguien se ofreciese para ayudarla y pasar al otro lado. De pronto llegó una voz a sus oídos: - ¿Me permite que pase con usted al otro lado de la calle? Era un caballero. - Oh, si, encantada. Le tomó del brazo y empezaron a cruzar la calzada. De pronto, el hombre dio un traspiés. - ¿Qué ocurre? Anda usted como si fuese ciego -dijo la ancianita. - ¡Es que soy ciego! -contestó el acompañante-. Por eso pedí si podía cruzar la calle con usted. ¡Cuántas veces ocurre esto mismo en la esfera espiritual! ¡UN ciego guiando a otros cieg

Cansado Y Triste.../ Él vino a mi corazón

Cansado y triste vine al Salvador; mi culpa Él llevó, mi culpa Él llevó; Eterna dicha hallé en su amor; mi culpa Él llevó. Coro: Mi culpa Él llevó, mi culpa Él llevó; Alegre siempre cantaré. Al Señor gozoso alabaré, porque Él me salvó. Ya vivo libre de condenación, mi culpa Él llevó, mi culpa Él llevó; Su dulce paz tengo en mi corazón; mi culpa Él llevó. Ya no voy por la senda que el mal me trazó, Do sólo encontré confusión; Mis pecados pasados Jesús los borró; Cuando Él vino a mi corazón. Coro: Él vino a mi corazón, Él vino a mi corazón. Soy feliz con la vida que Cristo me dio; Cuando Él vino a mi corazón. Ni una sombra de duda oscurece su amor, Amor que me trajo perdón; La esperanza qu

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)