El Catecismo Mayor

P. 145. ¿Cuáles son los pecados que se prohíben en el noveno mandamiento? R. Los pecados que se prohíben en el noveno mandamiento son: todo perjuicio de la verdad y del buen nombre de nuestros prójimos, como también del nuestro, especialmente ante los tribunales públicos; dar falsa evidencia, sobornar a falsos testigos, comparecer a sabiendas para reclamar por una causa mala, oponerse y desafiar a la verdad en forma altiva; dictar sentencias injustas; premiar al malvado como si fuera justo, y al justo como si fuera malvado; falsear u ocultar la verdad, guardar silencio indebido en una causa justa, quedarse callado cuando la iniquidad demanda de nosotros ya sea reprobación, o la queja ante ot

Las medias verdades pueden causar desastres

Una exageración o una declaración insuficiente pueden llevar a conclusiones completamente falsas. Una media verdad poniendo aparte los hechos esenciales puede tener consecuencias más desastrosas que una completa mentira. Un primer oficial de barco se emborrachó un día. El capitán escribió en el registro de conducta de la tripulación: “Primer oficial borracho hoy”. El oficial rogó al capitán: -Esta ha sido mi primera infracción, nunca antes me había emborrachado; esta denuncia es injusta y me costará el puesto. El capitán se mostró inflexible y no quiso cambiar la nota. Unos días más tarde, el registro de conducta estaba a cargo de otro oficial y, entre otras notas, escribió: “El capitán no e

El Placer De Mi Alma

¿Quién podrá con su presencia Impartirme bendición? Sólo Cristo y su clemencia Pueden dar consolación. CORO: Sólo Cristo satisface Mi transido corazón; Es el Lirio de los Valles Y la Rosa de Sarón. Su amor no se limita, Es su gracia sin igual; Su merced es infinita, Más profunda que mi mal. Redención sublime y santa, Imposible de explicar; Que su sangre sacrosanta Mi alma pudo rescatar. Cristo suple en abundancia Toda mi necesidad; Ser de Él, es mi ganancia, Inefable es su bondad.

INVITACIÓN A LA ORACIÓN CONGREGACIONAL:

“Acerquémonos con expectación al SEÑOR para expresarle nuestros SENTIMIENTOS y para esperar de ÉL, con receptivo espíritu, la LUZ que definitivamente nos SEÑALE el CAMINO a SEGUIR”: ORACIÓN CONGREGACIONAL: . . . SEÑOR, tengo DUDAS, y mis DUDAS se manifiestan en mis miedos... . . . Me asusta la soledad, me inquietan los rumores de peligros, me preocupa el mañana, me aturden las voces que me señalan normas diferentes a las que sigo... . . . Me parece que mi FE es insuficiente, y que las montañas son más altas que el tono de mi voz para increparlas... . . . Siento que mi FE se deja acorralar por los problemas que me atañen, y a la hora de la enfermedad no espero la respu

Integros

“Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo? ¿Quién morará en tu monte santo? El que anda en integridad y hace justicia, y habla verdad en su corazón.” Libro de los Salmos 15:1-2 Luis se encuentra con Robert y le pregunta: “¿Supiste lo que pasó con Harry?” “¿Qué pasó?”, le contestó Robert. “Que defraudó a la Compañía en la que trabajaba por más de medio millón de dólares”. Robert contestó: “Eso es terrible. Nunca creí mucho en Harry”. “Pero eso no es todo. Harry se fue del pueblo y se llevó a la esposa de Tomás”. “Eso está horrible. No me extraña que lo haya hecho”, respondió Robert. “No vas a creer esto. También se robó un carro para huir de aquí; y dicen que, además, estaba borracho”. “Eso

El Catecismo Mayor

P. 143. ¿Cuál es el noveno mandamiento? R. El noveno mandamiento es: “No hablarás falso testimonio contra tu prójimo”. P. 144. ¿Cuáles son los deberes que se exigen en el noveno mandamiento? R. Los deberes que se exigen en el noveno mandamiento son: la preservación y la promoción de la verdad entre las personas, así como para la preservación y promoción del buen nombre tanto de nuestro prójimo como del nuestro; comparecer y defender la verdad; en asuntos de justicia y juicio, así como en cualquier otra circunstancia, hablar la verdad y nada más que la verdad, de corazón, sinceramente, libremente, claramente, y plenamente; una estima caritativa por nuestros prójimos: queriendo, deseando y reg

Diga la verdad

¡Cuán propenso somos a mentir! Con un poco de exageración aquí, un detalle omitido allá o un silencio engañoso distorsionamos la verdad. No obstante, la verdad es el fundamento de las relaciones. Eliminemos la verdad y la sociedad se derrumba. Este absoluto moral es tan evidente por sí mismo que incluso los malhechores castigan en su propio círculo a los que les mienten. Dios en su Ley prohíbe engañar al prójimo y destaca la naturaleza sagrada de la verdad en todos los tratos. El noveno mandamiento expone también dos motivos subyacentes que Dios aborrece: la malicia y la soberbia. Cuando mentimos, lo hacemos generalmente para arrojar sombras sobre alguna persona o para ponernos a nosotros mi

Por La Familia

Cuando las bases de este mundo tiemblan Y el mal corrompe nuestra sociedad; Nuestras plegarias hacia ti, se elevan Por la familia, por la humanidad. Los padres críen con temor sus hijos, Sin irritarlos, en amor y fe; Sean los hijos siempre agradecidos, Nunca se aparten de su santa ley. Que ni el dinero ni el placer, se tornen En falsa meta del moderno hogar; Busque servirte y ofrecer sus dones A un mundo lleno de necesidad. Que los hogares que a Jesús confiesan, Como la sal, al mundo den sabor; Y por sus obras y por su belleza, Muestren los signos de tu santo amor.

ORACIÓN DE ACCIÓN DE GRACIAS A DIOS POR NUESTROS PADRES:

“Hoy, día de los padres, vengamos con gozo y humildad ante el Señor para glorificar su nombre por el don de nuestras familias y, particularmente, para agradecerle el regalo de nuestros padres:” Min.: Señor, por nuestros padres amados, quienes nos ofrecieron amor, calor y apoyo en los días iniciales de nuestras vidas. . . Con.: Te damos gracias. Min.: Por nuestros padres, cuyos esfuerzos proveyeron para nuestras necesidades, y desde cuya escasez se surtió nuestra abundancia. . . Con.: Te damos gracias. Min.: Por el interés en que estudiáramos, por llevarnos a Ti para que supiéramos de tu amor, por el respaldo invariable, el cariño único y la comprensión total. . . Co

¡Mucho Ojo!

“Pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, sino que es reo de juicio eterno.” Evangelio según San Marcos 3:29 Pienso que tenemos entre nosotros a muchas personas con edad suficiente como para recordar un anuncio comercial que utilizaba esta expresión. El anuncio decía: ¡Mucho ojo, que sea Sello Rojo! El mismo se refería a un tipo de arroz que se distinguía por ser un grano mediano con un mayor grosor y una mayor blancura. La expresión, ¡mucho ojo!, lleva la connotación de una advertencia o un llamado a una reflexión más detenida que la que ordinariamente utilizamos. Cuando se nos dice: ¡mucho ojo!, nos están invitando a detenernos. Se nos pide tener el cui

El Catecismo Mayor

P. 142. ¿Cuáles son los pecados que se prohíben en el octavo mandamiento? R. Los pecados que se prohíben el octavo mandamiento, además del descuido de los deberes exigidos, son: el robo, asalto, estafa y el recibir cualquier cosa que haya sido robada; los negocios fraudulentos, pesas y medidas falsas, cambiar los linderos, injusticia e infidelidad en los contratos entre personas, o en cosas depositadas; la opresión, extorsión, usura, sabemos, vejamen en los pleitos, incursiones y despoblamientos injustos, el engrosar las ganancias para aumentar el precio; las ocupaciones ilegítimas, y todos los demás medios injustos e ilegítimos de tomar o retener de nuestro prójimo lo que le pertenece, o p

El chino y el reloj.

Cierto misionero en China, abochornado por el calor, pensó en tenderse en una hamaca, y para no dormir demasiado puso su despertador a la hora que deseaba ser despertado. Cuando empezaba a dormirse, llamaron a la puerta y se presentó un chino mandarín con el que tenía desde hacía algún tiempo una controversia sobre el pecado. De nuevo, el chino trató de afirmar que ni él ni nadie de su familia tenían pecado. El misionero, paciente, se sentó en la hamaca y procuró explicarle la verdad bíblica del pecado universal, aunque inútilmente. De pronto otro visitante llamó a la puerta. El misionero salió y como se tardaba en volver, el chino se fijó en el reloj, recordó cuánto deseaba su esposa poseer

Te vengo a decir.

Te vengo a decir, te vengo a decir, oh mi Salvador, Que yo te amo a ti, que yo te amo a ti con el corazón. Te vengo a decir, te vengo a decir toda la verdad: Que te amo, Señor, te adoro, Señor, con el corazón. Coro: Yo quiero cantar, yo quiero cantar de gozo y de paz; Yo quiero llorar, yo quiero llorar de felicidad. Te vengo a decir, te vengo a decir toda la verdad: ∕∕ Que te amo, Señor, te adoro, Señor, con el corazón. ∕∕ Te quiero seguir, te quiero seguir, oh mi Salvador, Y darte mi ser, y darte mi ser, mi amigo, mi Dios. Te quiero servir, te quiero servir, mi Dios y mi Rey; Te vengo a entregar todo lo que soy, recíbelo, Dios. Doquiera, Señor, doquiera, Señor, yo te seguiré, Y hasta el fin

INVITACIÓN A LA AFIRMACIÓN DE FE COMUNITARIA:

Min.: Pueblo de Dios, nos volvemos a reunir para magnificar a Dios nuestro Padre. Y en esta ocasión, les invitamos a que afirmemos la fe histórica de la Iglesia en torno a la Ley de Dios. AFIRMACIÓN COMUNITARIA DE NUESTRA FE: “Enseñamos que la voluntad de Dios se nos explica en la ley de Dios y lo que Él quiere que hagamos o que no hagamos, lo que es bueno y justo, o lo que es malo e injusto. Confesamos, por tanto, que la ley es buena y santa. En un tiempo, esta Ley fue escrita por el dedo de Dios en los corazones de los seres humanos y es llamada la ley de la naturaleza, y en tiempo distinto fue inscrita por el mismo dedo de Dios en dos tablas de la ley de Moisés y expuesta elocuentem

Contentamiento

“Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.” 1ra Epístola a Timoteo 6:6-7 Un cuento popular judío describe a un campesino que se quejaba todo el tiempo. Vivía en un pequeño cuarto con su esposa, dos hijos y un perro. Como estaba muy infeliz fue donde el rabino para preguntarle qué podía hacer. El rabino le preguntó si tenía una cabra, a lo que el campesino contestó que sí. Le mandó a meter la cabra en la casa y regresar la semana siguiente. El hombre hizo lo que el rabino le recomendó y regresó una semana después, quejándose de que las cosas no habían mejorado. El rabino le preguntó si tenía alguna res,

El Catecismo Mayor

P. 140. ¿Cuál es el octavo mandamiento? R. El octavo mandamiento es “No hurtarás”. P. 141. ¿Cuáles son los deberes que se exigen en el octavo mandamiento? R. Los deberes que se exigen el octavo mandamiento son: la verdad, fidelidad y justicia en los contratos y comercio entre las personas; pagar a cada uno lo que se le adeuda; la devolución de los bienes que se le hayan sustraído a los verdaderos dueños; dar y prestar libremente según nuestras posibilidades y según las necesidades de los demás; la moderación en nuestros juicios, voluntad y deseos respecto a los bienes materiales; el cuidado y estudio prudente para obtener, conservar, usar y disponer de las cosas que son necesarias y convenie

Los dos robaron sin robar.

Hace varios años, en la portada de una difundida revista apareció una viejecita de agradable aspecto comprando un pavo a un carnicero rechoncho y amistoso. El pavo estaba en la balanza, el carnicero estaba a un lado del mostrador y la simpática viejecita al otro. Los ojos de ambos estaban sobre el indicador de peso y se reflejaba una mirada de satisfacción en los ojos. Con prudencia, el carnicero había puesto el pulgar de la mano derecha sobre las pesas, presionando para abajo, del otro lado la viejecita había colocado un dedo por debajo de las pesas y empujaba hacia arriba. El uno ignoraba el fraude del otro, cada uno estaba tratando de aprovecharse del otro. Los dos eran culpables de robo

Dios Eterno, En Tu Presencia

Dios eterno, en tu presencia Nuestros siglos horas son; Y un segundo, la existencia De cualquier generación. Más aquél que a tu lado Quiere ya volar con fe, En su curso prolongado, Lento siempre el tiempo ve. Otro año ha fenecido Que la vida ya acortó, Y al descanso apetecido, Poco más nos acercó. Gracias mil por tus mercedes, Hoy tu iglesia, Dios, te da; Ya que todo tú lo puedes, Tu poder nos sostendrá. Ven, protege las familias, Visitando cada hogar. Oh Señor, si nos auxilias Nada nos podrá faltar. Que te alabe el ser humano De este mundo por doquier, Que tu santo nombre ensalce Y te sirva haciendo el bien.

INVITACIÓN A LA CONFESIÓN DE PECADOS:

Min.: Acerquémonos con humildad y reverencia al santo y único Dios, para afirmar nuestra fe y confianza en Él, conforme a las verdades contenidas en su Santa Palabra y a la herencia de fe que nos ha dejado. Vengamos confiadamente y confesemos nuestros pecados así: CONFESIÓN COMUNAL DE NUESTROS PECADOS: Todos: Buen Padre nuestro, sabemos que eres el único Dios vivo y verdadero, que eres infinito en tu ser y perfección, que haces todas las cosas de acuerdo al consejo de tu propia, incambiable y justísima voluntad, y para tu propia gloria. Reconocemos que eres sumamente amoroso, dadivoso, compasivo, paciente, abundante en bondad y verdad, perdonador de la iniquidad, la transgresión y el peca

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)