Un Pueblo de Ley y Orden

“Oye, oh Israel, los estatutos y decretos que Yo pronuncio hoy en vuestros oídos; aprendedlos, y guardadlos, para ponerlos por obra.” Libro de Deuteronomio 5:1 Imaginemos a un hombre manejando su automóvil por la calle de una ciudad y, consciente o inconscientemente, pasa un semáforo en rojo. Un policía lo detiene y le pide su licencia de conducir. El conductor inmediatamente empieza a defenderse así: “Señor oficial, admito que me he pasado el semáforo en rojo, pero nunca he robado a nadie, nunca he cometido adulterio y nunca he mentido en mi declaración de impuestos”. El policía sonríe, mientras continúa llenando el boleto, porque sabe que ninguna cantidad de obediencia puede compensar un a

El Catecismo Mayor de Westminster

P. 93. ¿Qué es la ley moral? R. La ley moral es la declaración de la voluntad de Dios a la humanidad, dirigiendo y obligando a cada uno a una conformidad y obediencia personal, perfecta y perpetua a ella, en el marco y disposición de todo el hombre, cuerpo y alma, y en el cumplimiento de todos los deberes de santidad y justicia que se debe a Dios y al hombre: prometiendo vida a los que la cumplen, y amenazando de muerte a los que la violan. El Catecismo Mayor de Westminster (Pregunta 93)

El Espiritud de Amor

“Los Diez mandamientos no fueron dados por primera vez al hombre cuando fueron escritos en tablas de piedra; empezaron a existir como una oculta semilla en el interior del alma humana cuando fue creada.” WILLIAM LAW “El espíritu de amor” Lecturas domingo, 23 de abril Deuteronomio 5: 1-21 lunes, 24 de abril Deuteronomio 5: 22-33 martes, 25 de abril Lucas 10: 25-37 miércoles, 26 de abril Gálatas 3: 10-14 jueves, 27 de abril 1Tesalonicenses 5: 23-28 viernes, 28 de abril Lucas 1: 67-80 sábado, 29 de abril Hechos 24: 1-27

Santo Espiritud de Dios

Santo Espíritu de Dios, guía fiel de mi alma sé; Vence mi debilidad, guarda mi inseguro pie. Vuelve en gozo mi dolor tu divino y dulce hablar, Paz divina en mi alma das, y me invitas al Hogar. Eres siempre Amigo fiel en la tierra y en el mar; Pues contigo no hay temor ni a las sombras ni al pesar. Cuando tema el corazón, cuando ruja tempestad, Viene a mí tu invitación, “Vamos juntos al Hogar.” Pronto el día de dolor para siempre pasará; Por Ti, fiel Consolador, mi alma al cielo entrando irá. Mientras oiga yo tu voz no hay porque temer vagar; Pues me llamas con amor, “Hijo, vamos al Hogar.”

INVITACIÓN A LA ORACIÓN DE CONFESIÓN DE PECADOS

Ministro: Oíd la Palabra del Señor, cuando nos dice: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”. Oremos así: ORACIÓN COMUNAL DE CONFESIÓN DE PECADOS: Todos: Soberano Dios y Padre nuestro, reconociendo nuestra incapacidad para cumplir tu ley, venimos ante Ti en sincera confesión de pecados. Reconocemos, no sólo que hemos incumplido tu ley, sino también que la hemos despreciado. Lo hemos hecho así, cada vez que negamos su vigencia y autoridad sobre nuestra conducta. Hemos pretendido establecer nu

Sobre La Resurrección de Cristo

“P. ¿Qué beneficio recibimos de la resurrección de Cristo? R. Primero, por su resurrección Él ha vencido la muerte para que podamos compartir de la justicia que Él ha obtenido para nosotros por medio de su muerte. Segundo, nosotros también, ahora somos levantados por su poder a novedad de vida. Tercero, la resurrección de Cristo es una prenda segura de nuestra bendita resurrección.” * El Catecismo de Heidelberg P.45

La Resurrección de Cristo

El doctor Billy Graham dice que el epitafio de la tumba de Jesús sorprende por su notable diferencia con las inscripciones en las lápidas de los cementerios. Cuando visitamos otros sepulcros leemos: “Aquí yace…” y luego sigue el nombre y la fecha del fallecimiento, y tal vez algunas palabras sobre las virtudes del difunto. Pero el epitafio de la tumba de Jesús no está escrito en letras metálicas ni grabado en mármol: lo pronunciaban los ángeles y no dice “aquí yace” sino: “No está aquí”. Lecturas domingo,16 de abril 1 Corintios 15: 1-11 lunes, 17 de abril 1 Corintios 15: 12-19 martes, 18 de abril 1 Corintios 15: 20-34 miércoles,

El Señor Resucitó

El Señor resucitó, ¡Aleluya! Muerte y tumba ya venció; ¡Aleluya! Su poder y su virtud, ¡Aleluya! Cautivó la esclavitud. ¡Aleluya! El que al polvo se humilló, ¡Aleluya! Vencedor se levantó; ¡Aleluya! Y cantamos en verdad ¡Aleluya! Su gloriosa majestad. ¡Aleluya! El que a muerte se entregó, ¡Aleluya! El que así nos redimió, ¡Aleluya! Hoy en gloria celestial ¡Aleluya! Reina en vida triunfal. ¡Aleluya! Cristo nuestro Salvador, ¡Aleluya! De la muerte vencedor, ¡Aleluya! Pronto vamos sin cesar ¡Aleluya! Tus loores a cantar.

Oración del Domingo de Resurrección

“Nuestro Amado Padre” . . . . . Una vez rompiste las ataduras de la muerte, enviaste a tu Hijo al encuentro de quienes habían sido ordenados por Ti, y les diste ánimo nuevo y fuerzas renovadas. . . . . . Hoy queremos pedirte que nos permitas encontrarnos contigo en las páginas de tu Libro Sagrado: Te necesitamos para conocer tu voluntad. Te necesitamos para vencer las tentaciones y triunfar en las pruebas. Te necesitamos para andar por el camino correcto y para creer en los ideales mejores. . . . . . Cuando fueron abiertas las puertas de la tumba que pretendía atrapar a nuestro Redentor, te manifestaste a Saulo, el perseguid

No Basta Con Una Mirada

“Estas cosas no las entendieron sus discípulos al principio; pero cuando Jesús fue glorificado, entonces se acordaron de que estaban escritas acerca de Él, y de que se las había dicho.” Evangelio según San Juan 12:16 Un solitario elefante se acercó un día a una aldea de gente ciega. Como era la primera vez que los aldeanos se topaban con semejante criatura, al sentir sus pasos, algunos de ellos se asomaron para investigar de qué se trataba aquello. Uno de ellos, que agarró la trompa, dijo: “Esto es una enorme serpiente.” Otro, que agarró una de las patas, dijo: ”No señor, esto es un tronco que se mueve.” El tercero, que se encontró con el vientre del paquidermo, señaló: “No, no, no, ustedes

Domingo De Ramos

La celebración del Domingo de Ramos se remonta, al menos, hasta el siglo cuarto, cuando en Jerusalén se acostumbraba salir hasta el Monte de los Olivos y marchar desde allí hasta la ciudad, llevando ramas de palmera y cantando: “¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!” Unos pocos siglos más tarde, una costumbre semejante se había extendido hacia el Occidente, donde la procesión iba de una iglesia a otra. Las palmas tienen especial significado, pues son señal de triunfo. En particular en el arte cristiano se acostumbraba presentar a los mártires con una rama de palma, en señal del triunfo que han alcanzado a través de sus sufrimientos en fidelidad al Señor y a la fe de la Igle

DIOS DISFRUTA DE UNA VIDA BIEN CÓMODA

Miles de personas estaban reunidas delante del trono de Dios. Estaban reunidas por grupos y hablando. Al frente se veía un grupo que estaba hablando con bastante energía y calor, con belicosidad. “¿Cómo puede Dios juzgarnos a nosotros?”, decía uno. “¿Qué sabe Él acerca del sufrimiento?”, decía otro. Una mujer se levantó la blusa para mostrar las señales de tortura que había sufrido en un campo de concentración: “Nosotros sufrimos el terror, los castigos, la tortura, la muerte”, agregó. En otro grupo un hombre negro mostraba su cuello con las señales de la cuerda de la horca. “Linchado por el solo crimen de ser negro”, informó. Había docenas de esos grupos y cada uno se quejaba contra Dios po

Con Majestad Montado Va

Con majestad montado va, Y el mundo hoy le da loor, Y cubre su camino real Con muchos ramos en su honor. Con majestad montado va, Con pompa humilde va a morir; Mas con su muerte vencerá La muerte y el pecado vil. Con majestad montado va, Y su final lid va a tener; Mas desde el trono celestial El Padre al Hijo ve vencer. Con majestad montado va, Con pompa humilde va a morir; Él doblará al dolor su faz, Mas pronto reinará sin fin.

Oración de Gratitud a Dios por la entrada triunfal de Jesucristo a Jerusalén

Min.: Por la valentía de Jesús, inspirada en su Amor por nosotros… Con.: Te damos gracias, Señor. Min.: Porque afirmó su rostro para marchar a Jerusalen… Con.: Te damos gracias, Señor. Min.: Porque Jesús, en Jerusalén despreció el trono de rey y se adjudicó, por amor, la cruz del Calvario… Con.: Te damos gracias, Señor. Min.: Por el Cristo que llora ante la ciudad que le desprecia y muere generoso por los hombres que le odian… Con.: Te damos gracias, Señor. Min.: Por el látigo con que reivindicó Jesús los valores del templo; por la palabra que destruyó la higuera sin frutos; por las rodillas divinas clavadas en tierra ante la indignidad de los hombres... Con.:

Lo Que Sólo Dios Puede Hacer

“Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en Mí, aunque esté muerto vivirá.” Evangelio según San Juan 11:25 Los seres humanos nos atribuimos ciertas acciones que aseguramos que sólo nosotros o algunos pocos podemos realizar. Así, decimos que nadie cuela el café como lo hacía la abuela, que nadie cocina como mamá, que nadie hace esto a aquello como lo puedo hacer yo. Aunque pienso que los seres humanos le podemos poner un toque característico a ciertas tareas que realizamos, la realidad es que ninguno de nosotros es absolutamente indispensable. Por otro lado, la mayoría de nosotros puede concluir que hay ciertas acciones que sólo Dios puede realizar. Pero, ¿en qué solemos

El Catecismo Mayor de Westminster

P. 92. ¿Qué reveló Dios primero al hombre como norma de obediencia? R. La norma de obediencia, revelada a Adán en el estado de inocencia, y en él a toda la humanidad, además de un mandamiento especial de no comer el fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, fue la ley moral. El Catecismo Mayor de Westminster (Pregunta 92)

La Ley de Dios es Como un Espejo

En el cuento de Blanca Nieves y los Siete Enanitos se nos dice que la madrastra de Blanca Nieves tenía un espejo mágico que le hablaba. La reina, que era muy linda, le preguntaba al espejo cosas acerca de su belleza. Y el espejo, como todos los espejos dicen la verdad. Una vez de tantas, la madrastra le preguntó: -Dime, espejo mágico, ¿Quién es la mujer más bella del reino? A lo que el espejo respondió: -Reina y señora, la mujer más linda del reino es Blanca Nieves. Llena de ira, la reina rompió el espejo. No pudo resistir la verdad de que no era ella, sino Blanca Nieves la más bonita. La Ley de Dios es como un espejo que nos dice con exactitud cómo somos los seres humanos. Nos dice que somo

El Mundo Es De Mi Dios

El mundo es de mi Dios, su eterna posesión. Eleva a Dios su dulce voz la entera creación. El mundo es de mi Dios, trae paz así pensar. Él hizo el sol y el arrebol, la tierra, cielo y mar. El mundo es de mi Dios, escucho alegre son Del ruiseñor que a su Señor eleva su canción, El mundo es de mi Dios, y en todo mi redor Las flores mil con voz sutil declaran fiel su amor. El mundo es de mi Dios, jamás olvidaré Aunque infernal parezca el mal mi Padre Dios es Rey. El mundo es de mi Dios, y al Salvador Jesús Hará vencer por su poder por la obra de la cruz.

AFIRMACIÓN CONGREGACIONAL SOBRE LA LEY DE DIOS

Min.: Dios dio una ley a Adán a la manera de un pacto de obras. Con ella lo sujetó a él y a sus descendientes a una obediencia personal, total, exacta y permanente. Con.: Le prometió vida si la obedecía y le amenazó con la muerte si la violaba. Además le dotó con poder y capacidad para cumplir la ley. Min.: Después de la caída, esta ley continuó siendo una regla perfecta de justicia. Como tal, Dios la entregó sobre el Monte Sinaí en forma de Diez mandamientos esculpidos en tablas de piedra. Con.: Los primeros cuatro mandamientos hablan sobre nuestro deber hacia Dios, y los otros seis, de nuestro deber hacia nuestros semejantes. Min.: Además de esta ley, más conocid

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)