Siempre Listos

“Pero el día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.” Evangelio según San Mateo 24:36 Se abrió la puerta de la habitación en el centro hospitalario. Quien entraba era el Pastor de aquella mujer de edad mediana, miembro de su congregación, que se encontraba en espera de un diagnóstico médico. La mujer, entendiendo que su Pastor debía tener alguna información que tal vez a ella no se le había compartido todavía, le preguntó: “Pastor, ¿me voy a morir?” A lo que éste contestó: “Bueno yo me temo que sí.” Y luego de una breve pausa añadió: “Y yo también. De hecho, todos nos vamos a morir algún día.” Entonces la angustiada mujer, respirando profundo y evidentemen

Navidad y Adviento

La Navidad es sin lugar a dudas la festividad del año cristiano que goza de mayor popularidad. Varios meses antes de su llegada, los medios de comunicación y el comercio empiezan a anunciar que estamos prestos a celebrarla. Sin embargo, a pesar de todo esto, por extraño que parezca, el hecho es que los primeros cristianos no celebraban la Navidad, y que pasaron muchas décadas antes de que la Iglesia comenzara a observar esta fiesta. Con el caminar del tiempo y según la necesidad lo fue reclamando, algunos cristianos comenzaron a designar un día para su celebración, (cerca del año 200). Por otro lado, desde muy temprano, la Iglesia sí separó un tiempo, hacia el final del año, como un período

Temores

Aquellos que han dedicado tiempo para contarlas, nos dicen que en la Biblia aparece más de 350 veces la frase “no temas”. Más de 350 veces que Dios nos dice “no temas” o “no temáis” o “¿por qué teméis?” Lecturas domingo, 27 de noviembre Salmo 3 lunes, 28 de noviembre Salmo 23 martes, 29 de noviembre Salmo 27 miércoles, 30 de noviembre Salmo 46 jueves, 1ro de diciembre Salmo 56 viernes, 2 de diciembre Salmo 91 sábado, 3 de diciembre Salmo 118

Ven, Jesús, Muy Esperado

Ven, Jesús, muy esperado, Ven, y quita de tu grey Sus temores y pecados, Pues, Tú eres nuestro Rey. Eres fuerza y alegría De la tierra y de Israel, Y esperanza para aquellos Que te esperan con gran fe. Naces para bien de todos, Aunque Niño, eres Dios; Naces para hacernos buenos; Oh Jesús, ven pronto a nos. Con tu Espíritu Divino Reina en todo corazón, Y tu gracia nos conduzca A tu trono de esplendor

Afirmación de Nuestra Fe

“Pero quienes verdaderamente creen en el Señor Jesús, le aman con sinceridad y se esfuerzan en caminar ante Él con limpia conciencia, en esta vida pueden tener la seguridad de que permanecerán en estado de gracia, y pueden regocijarse en la esperanza de la gloria de Dios. Dicha esperanza jamás los avergonzará”. Confesión de Fe de Westminster Cap. XVIII.1

No Es Lo Mismo, Ni Se Escribe Igual

“Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con Él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado.” Epístola a los Romanos 6:6 Desde la bahía de New York hasta donde comienza el agua profunda se extiende un canal de cerca de 26 kilómetros de largo y sumamente angosto. En años pasados era bastante difícil navegar en el canal cuando había neblina o tempestad. Entonces, alguien ideó el plan de poner un cable, en el fondo del río arenoso, que transmitiese señales eléctricas a través del agua, guiando a los barcos a navegar por el centro del canal, lo cual permitía hacerlo en forma segura. Las doctrinas bíblicas de la justificación y d

Catecismo Mayor - P. #77 y 78

P. 77. ¿En qué difiere la justificación de la santificación? R. Aunque la santificación está inseparablemente unida a la justificación, sin embargo hay diferencia entre ellas. La diferencia está en que, en la justificación Dios imputa la justicia de Cristo, mientras que en la santificación su Espíritu infunde gracia y capacita para ejercerla; en la justificación el pecado es perdonado, mientras que en la santificación el pecado es subyugado; la justificación libera igualmente a todos los creyentes de la ira vengadora de Dios, y es perfecta en esta vida, para que los creyentes nunca caigan en condenación, mientras que la santificación no es igual en todos los creyentes, ni es perfecta en ning

Hubo Un Rey...

“Hubo un Rey de Belén, cuya riqueza fue lágrimas y tristezas, cuyos hombres armados fueron corderitos, sus trompetistas fueron golondrinas, su castillo fue una cruz de madera en la cual fue colgado muy alto; su corona fue hecha con espinas, y cuya parte más elevada tocó el mismo cielo.” Lecturas domingo, 20 de noviembre 1ra Corintios 6:9-11 lunes, 21 de noviembre Romanos 4:1-8 martes, 22 de noviembre Ezequiel 36:22-32 miércoles, 23 de noviembre Romanos 3:21-31 jueves, 24 de noviembre Romanos 6:1-14 viernes, 25 de noviembre 1ra Juan 2:7-17 sábado, 26 de noviembre 2da Corintios 6:14-7:1

En La Cruz

Me hirió el pecado, fui a Jesús, Mostréle mi dolor; Perdido, errante, vi su luz, Bendíjome en su amor. Coro: En la cruz, en la cruz, Do primero vi la luz, Y las manchas de mi alma yo lavé; Fue allí, por la fe, do vi a Jesús, Y feliz para siempre seré. Sobre una cruz mi buen Señor Su sangre derramó Por este pobre pecador, A quien así salvó. Venció la muerte con poder, Y el Padre lo exaltó; Espero sólo en su poder, Morir no temo yo. Aunque Él se fue, conmigo está El gran Consolador, Por Él entrada tengo ya Al reino del Señor.

No Salva, Pero Sin Él Nadie Se Salva

“Para que se abran sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en Mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados”. Hechos de los Apóstoles 26:18 Un profesor de Homilética nos enseñaba que un título de un sermón, nunca debería plantearse en forma de pregunta. Nos decía que deberíamos de evitar, a toda costa, enviar un mensaje confuso. Confieso que no siempre hemos seguido sus consejos. La verdad del caso es que muchos de nuestros sermones no sólo han estado hechos en forma de pregunta, sino que también muchos de ellos nos invitan a plantearnos alguna pregunta. Así sucede con el título del sermón pa

El Catecismo Mayor - P. 76

P. 76. ¿Qué es el arrepentimiento para vida? R. El arrepentimiento para vida es una gracia salvadora, obrada en el corazón del pecador mediante el Espíritu Santo y la Palabra de Dios, por la cual, debido a la visión y conciencia, no tan sólo del peligro, sino también de la suciedad y odiosidad de sus pecados, y al comprender la misericordia de Dios en Cristo hacia los penitentes, el pecador se conduele tanto por sus pecados, y los odia, a fin de abandonarlos todos, volviéndose a Dios, proponiéndose y esforzándose constantemente por andar con Cristo en todos los caminos de una nueva obediencia. El Catecismo Mayor de Westminster (Pregunta 76)

¿Qué Es El Arrepentimiento?

Un caballero preguntó en una Escuela Dominical, qué quiere decir la palabra “arrepentimiento”. Un niño pequeño levantó la mano y dijo: - Quiere decir estar triste por los pecados de uno. Pero una niña sentada en otro de los bancos, dio la respuesta más acertada, diciendo: - Creo que es tener bastante tristeza como para dejar de pecar. Esta es la falta. La gente tiene a veces un sentimiento amargo por haber pecado; pero no bastante tristeza como para apartarse del pecado. Lecturas: domingo, 13 de noviembre 2da a Timoteo 2:19-26 lunes, 14 de noviembre Zacarías 12:10-14 martes, 15 de noviembre Hechos 2:26-42 miércoles, 16 de noviembre Hechos 11:11-

Dios de los Vivos

“Pero que los muertos resucitan lo dio a entender Moisés mismo en el pasaje de la zarza, pues llama al Señor ‘el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob’. Él no es Dios de muertos sino de vivos; en efecto, para Él todos ellos viven.” Evangelio según San Lucas 20:37,38 El ministerio público de Jesús puede representar, si se quiere, toda una escuela para nosotros. Digo: si se quiere, porque pienso que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Creo que, sin lugar a la menor duda, el ministerio público del Maestro fue realmente sorprendente. Una de las áreas de ese ministerio que más me llama la atención fue la manera en que manejó a la oposición. Como un buen ejemplo de ello, el texto de Lucas 2

El Catecismo Mayor - P. #75

P. 75. ¿Qué es la santificación? R. La santificación es la obra de la gracia de Dios, mediante la cual, los que han sido elegidos por Dios antes de la fundación del mundo, para ser santos, en el tiempo, mediante poderosas operaciones de su Espíritu, aplicándoles la muerte y resurrección de Cristo, son renovados en la totalidad de su ser según la imagen de Dios; teniendo los elegidos las semillas del arrepentimiento para vida y todas las demás gracias salvadoras, puestas en sus corazones, las cuales tienen en ellos tan estimuladas, aumentadas y fortalecidas, que más y más mueren al pecado, y resucitan a nueva vida. El Catecismo Mayor de Westminster (Pregunta 75)

Lo Que Dios Ve En Un Hombre

Se cuenta que una vez, Miguel Ángel fue hallado como en éxtasis ante un bloque de mármol. - ¿Qué miráis? - le pregunto un amigo. - Un ángel – contesto el famoso artista, gloria del arte. Así Dios ve en nosotros, en nuestro estado caótico, un hijo, y con mazo y cincel lo hace salir a la superficie. La conversión es el primer golpe, y la obra del Espíritu Santo cada día la culminación Lecturas: domingo, 6 de noviembre Romanos 6:1-14 lunes, 7 de noviembre Efesios 4:17-32 martes, 8 de noviembre 1ra Corintios 6:9-20 miércoles, 9 de noviembre 2da Tesalonicenses 2:13-17 jueves, 10 de noviembre 1ra de Juan 3:1-10 viernes, 12

La Santificación

" Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación" 1 Tesalonicenses 4:7

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)